Barry sale bien librado del juicio por las divisiones en el jurado

El alcalde demócrata de Washington, Marion Barry, procesado por 11 delitos relacionados con el consumo y la posesión de drogas y otros tres por perjurio ante otro jurado, está de enhorabuena. El jurado que debía decidir sobre su responsabilidad civil sólo le ha considerado culpable de un delito de posesión de drogas e inocente de otro, mientras el juez se ha visto obligado a declarar juicio nulo en los otras 12 acusaciones al no ponerse de acuerdo el jurado.La sentencia ha provocado una tormenta política en Washington, donde la fiscalía federal deberá tomar una decisión sobre si continúa el caso o lo cierra. De momento, Barry ha ganado la batalla legal que le enfrentaba con las máximas autoridades federales. Su rostro reflejaba el viernes su victoria y, a su salida de la sala donde se leyó el veredícto, abrazó a una mujer que se acercó para felicitarle.

Los miembros del jurado no alcanzaron ningún acuerdo en 12 de las acusaciones. En las más importantes, porque no creyeron a algunos de los testigos presentados por la fiscalía. La argumentación de la defensora de Barry, que culpó al Buró Federal de Investigación (FBI) de tender una trampa a su cliente y obligarle prácticamente a consumir droga, fue un razonamiento que se hizo notar.

La anulación de 12 de las acusaciones fue presentada por el juez Thomas Penfleld el pasado viernes y sus palabras dejaron petrificados a los fiscales que han tratado de poner a Barry entre rejas. Ayer la fiscalía no había anunciado aún si solicitará nuevo juicio, una acción legal que no se descarta.

El alcalde de Washington fue detenido el pasado 18 de enero por consumir cocaína en un hotel de la capital federal. El vídeo, en el que se veía al político tomando droga sintética-crack-, capta do por agentes del FBI, forma parte de la historia política de este país, y la sentencia del juez Penfield también.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de agosto de 1990.

Lo más visto en...

Top 50