Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN EL GOLFO

EE UU estudia una intervención militar

Estados Unidos intensificó ayer sus preparativos en todos los frentes, incluido el militar, ante el fracaso de un intento de mediación árabe en la crisis provocada por la invasión iraquí de Kuwait, y la Casa Blanca se mostró públicamente "escéptica" ante la afirmación de Bagdad de que había iniciado la retirada de sus tropas del emirato kuwaití, invadido el pasado jueves por una fuerza masiva de 100.000 soldados del régimen de Bagdad.

En Washington, ayer, no quedaba la más mínima duda de que la línea fronteriza de un enfrentamiento bélico entre Estados Unidos e Irak era la difusa frontera entre Kuwait y Arabia Saudí. En palabras de varios influyentes congresistas norteamericanos, cualquier intento por parte de las tropas del presidente Sadam Husein de cruzar la frontera saudí provocaría una inmediata represalia militar por parte de EE UU.El portavoz presidencial, Marlin Fitzwater, expresó públicamente las reservas de la Administración norteamericana ante cualquier declaración procedente de Bagdad al manifestar las dudas de Washington sobre el comienzo de la retirada iraquí de Kuwalt, anunciada a bombo y platillo por portavoces oficiales iraquíes.

"No tenemos confirmación de fuentes independientes o fiables que apoyen la veracidad de esas noticias. Las acciones de Sadam Husein hasta ahora nos inclina:ri a considerar sus intenciones con serio escepticismo", dijo Fitzwater.

Por su parte, el senador David Boren, presidente del Comité de Inteligencia del Senado, manifestó que, según las informaciones de los satélites recibida ayer por la mañana en Washington, "nada indica que los iraquíes estén retirándose de la frontera saudí". "Todo lo contrario", dijo Boren, "se están atrincherando".

Fuentes oficiales norteamericanas no prestaron la más mínima credibilidad a unas imágenes cedidas por la televisión oficial iraquí a la cadena CNN en las que se podía ver la evacuación de unos tanques de una zona desértica. Según estas fuentes, Irak tiene los suficientes efectivos en Kuwait como para permitirse retirar unas cuantas unidades. La impresión en Washington era que Irak pensaba simplemente cambiar la denominación de sus tropas en Kuwait y convertirlas en unidades del llamado "ejército popular kuwaltí".

Frontera saudí

En su comparecencia para informar del desembarco de los; marines en Liberia, Fitzwater insistió en que las tropas de Sadam Husein seguían situadas a muy poca distancia de la frontera saudí al sur de Kuwait, "a unas cinco o 10 millas" (entre ocho y 16 kilómetros).

"Cualquier incursión en Arabia Saudí sería juzgada, muy seriamente, y me remito a la declaración del presidente: Bush del viernes", añadió. Bush dejó muy claro en esa declaración que Washington no permanecería impasible ante cualquier amenaza a la integridad, libertad e independencia" del reino saudí, que suministra a Estados Unidos cerca del 20% del crudo que consume.

Bush, que se mantuvo en contacto permanente con los miembros clave de su Gobierno y del Consejo de Seguridad Nacional el fin de semana desde su residencia campestre de Camp David, regresó a media tarde de ayer a la Casa Blanca y se reunió con el secretario de Estado, James Baker, y su asesor de seguridad nacional, general Brent Scowcroft.

Entre tanto, según informaba ayer el Washington Post, el Pentágono sigue preparando una -eventual intervención mili tar si los iraquíes invaden terri torio saudí o amenazan las ins talaciones petroleras de este país. Según la información del Post, no desmentida por el por tavoz del Pentágono, varias unidades especiales incluida la Delta Force, especializada en el rescate de relienes, y los aviones invisibles F-117- han sido enviadas a la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de agosto de 1990

Más información

  • Washington no da crédito al anuncio de retirada de Irak