Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los consejos de Caixa de Barcelona y La Caixa ratifican la fusión con el voto en contra de CC OO

Los Consejos de Administración de la Caixa de Barcelona y de Caixa de Pensions, reunidos por última ocasión por separado, ratificaron ayer el acuerdo de fusión de ambas entidades. Los cuatro miembros que Comisiones Obreras tiene en los consejos -tres en Caixa de Barcelona y uno en Caixa de Pensions- votaron en contra por falta de acuerdo sobre el desarrollo del pacto laboral suscrito el pasado mes de diciembre con las entidades financieras. Estas escrituran hoy la Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona (La Caixa), que da cuerpo a la primera entidad financiera del país, después del Banco Bilbao Vizcaya, y a la segunda caja de ahorros europea.

La fusión fue ratificada por 15 y 20 consejeros de la Caixa de Barcelona y de la Caixa de Pensions, respectivamente. Los representantes de los trabajadores en el consejo de la Caixa de Pensions, excepción hecha del miembro de CC OO, votaron a favor de la fusión (uno de UGT y dos de la Agrupación de Trabajadores de la Caixa). El miembro del Sindicato de Ahorro perteneciente al consejo de Caixa de Barcelona se abstuvo.En un comunicado conjunto de ambas entidades se consideran cumplimentadas las condiciones de la fusión, se expresa la satisfacción de las cajas "por el buen fin del proceso de fusión" y se agradece a Hacienda, Banco de España y Generalitat "la confianza que, con sus pareceres y decisiones, han puesto en el proyecto".

Los consejeros de CC OO votaron contra la ratificación y anunciaron su "reserva de voto" para poder impugnar, de no alcanzar un acuerdo, el proceso de creación de la supercaixa, según informó Manuel García Biel, secretario de la Agrupación de Ahorro del sindicato. García Biel dijo que solicitaría a la Generalitat y al juzgado la suspensión del acuerdo de ratificación de la fusión por considerar que no está cumplida la cláusula suspensiva relativa al pacto laboral, que requiere el acuerdo de los trabajadores, reflejada en el acuerdo suscrito el pasado 19 de diciembre. Por el contrario, el comunicado oficial indica que se han cumplido "todas las claúsulas previas que condicionaban el proyecto, la fusión es definitiva".

El sindicalista señaló que no existe acuerdo sobre el control horario de los trabajadores para regular las horas extras. También indicó que la dirección de las cajas pretendió ampliar la aplicación del horario flexible a "todos los cargos de responsabilidad". "En el pacto laboral", añadió, "se indica que la flexibilidad horaria afectará solamente a las jefaturas". Esta última medida afectaría a unos 5.500 trabajadores, casi la mitad de la plantilla total de ambas cajas, según García Biel. Los representantes de los trabajadores y la dirección se reunirán el próximo miércoles para intentar acercar sus posturas.

Las tres cláusulas suspensivas restantes son: visto bueno del Banco de España (que envió un informe favorable a la fusión, que fue tenido en cuenta por la Generalitat), autorización administrativa por parte del Gobierno catalán y concesión de exenciones fiscales suficientes (el Ministerio de Economía y Hacienda aprobó el pasado 20 de julio la concesión de 39.028 millones de pesetas).

El primer consejo de administración de la supercaixa se reunirá hoy. Los órganos rectores transitorios de la Caja de Ahorros y de Pensiones de Barcelona (La Caixa) estarán copresididos por Juan Antonio Samarach y Josep Joan Pintó, actuales presidentes de la Caixa de Pensions y de La Caixa de Barcelona, respectivamente. Enric Alcántara García, vicepresidente primero de Caixa de Barcelona y uno de los ideólogos de la fusión, ocupará la primera vicepresidencia de la nueva entidad financiera. El último consejo de Caixa de Pensions designó ayer a Jordi Mir Valls, su vicepresidente primero, como segundo vicepresidente de la supercaixa. Josep Vilarasau, director general de Caixa de Pensions, mantendrá este cargo en la nueva caja.

El nuevo organigrama consta de seis direcciones adjuntas, cuatro que ocuparán ejecutivos procedentes de Caixa de Pensions (Ricard Fornesa, Abel del Ruste, Isidre Fainé, y Antoni Brufau), y dos de Caixa de Barcelona (Antoni Millet y Jordi González Calvete). Joan Torres Picamal, de Caixa de Barcelona, presidirá el holding de empresas de infraestructura viaria de la nueva entidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de julio de 1990

Más información

  • El sindicato asegura que pedirá al juez y a la Generalitat que suspendan el acuerdo