Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Rolling Stones ofrecieron su primer recital barcelonés ante un público entregado a su música

El estadio Olímpico se llenó para oír al mítico grupo británico

Ya es historia. El primer recital en España de la gira europea de los Rolling Stones ya es una hoja pasada. Ayer, en el estadio Olímpico de Barcelona, el quinteto por antonomasia del rock and roll ofreció el primero de sus conciertos hispanos ante un público entregado que llenó con comodidad las más de 60.000 localidades ofrecidas por el recinto. El ambiente, como era de esperar, se vistió de gran fiesta, y una concurrencia plurigeneracional, que abarcaba desde los 16 hasta los cincuenta y tantos años, dispuso de suficientes argumentos al final del espectáculo para destacar un encuentro con el rock ya esperado desde el mismo momento en que los Rolling incluyeron España en la gira Urban jungle 90. No podía ser de otra forma.

MÁS INFORMACIÓN

La meteorología, malhumorada y grisácea, dio más de un susto a lo largo del día de ayer, pero a su pesar, los ánimos de los espectadores no se enfriaron lo más mínimo. Y es que resulta obvio que una producción de unos 2.000 millones de pesetas no se puede detener ante un cielo encapotado. Menos aún las ganas de los aficionados al rock de Barcelona, cuya última cita con los Stones se remontaba al año 1976. En el barcelonés reencuentro con sus satánicas majestades, todo estaba previsto, y todo funcionó como es debido. A estas alturas del partido los Rolling no están para imprevistos.A pesar de ello, hasta última hora se rumoreó que los Ronaldos formarían parte del cartel incorporados a la lista que también incluye a Gun. Los escoceses han sido los únicos teloneros de la gira europea de los Stones, quienes finalmente no rompieron la norma incluyendo un tercer grupo. Sin embargo, fuentes de la discográfica del cuarteto madrileño no desmintieron que en los dos recitales de la capital de España este grupo actúe abriendo la noche. Así pues, la única incertidumbre del día de ayer no se repetirá hoy en el segundo recital de los Stones.

Broche de oro

Lo demás fue tan enérgicamente previsible como cabía esperar. Los Rolling, gatos viejos donde los haya, saben perfectamente que es casi imposible que se vuelvan a embarcar en una gira como Urban jungle, espectáculo que han convertido en una especie de broche de oro a su carrera. De esta manera, y como ya se sabía, en el repertorio destacaron los temas más emblemáticos del quinteto, auténticos pedazos de historia del rock ante los que la indiferencia se antoja improbable. Temas como Honky-tonk woman, Jumpin'fackflash, Brown sugar o Satisfaction son un cheque en blanco para cualquier directo. Si además, como es el caso, el directo corresponde a sus autores, el cheque se llena de ceros.Por si fuera poco, los Stones se mostraron en Barcelona al mismo nivel que en su gira europea y ofrecieron sus canciones no sólo con la profesionalidad inherente a un grupo de su categoría e historia: los Stones sudaron su repertorio, lo hicieron con ganas y lo interpretaron con la energía que su correoso rhytm and blues precisa. Mick Jagger, constante epicentro del espectáculo, mostró la forma física de un jovenzuelo correteando por los 72 metros de escenario cuando el momento lo requería. Y no sobreactuó, que quede constancia, sino que se limitó a vivir unas canciones que también para él están plagadas de recuerdos.

Richards, el otro motor de la banda, mantuvo su discreto segundo plano, sólo roto al cantar sus dos habituales piezas, Happy y Can't be seen. Por lo demás, Keith no cesó de ensuciar con su guitarra el sonido stone, dejando patente que los años no afectan a su estilo.

A diferencia de los conciertos previos de la gira, el montaje de luces comenzó a funcionar ya desde el comienzo del concierto, que en ningún momento estuvo iluminado por luz diurna. Este hecho junto con un buen sonido general conseguido a partir del segundo o tercer tema determinó la marcha del concierto, que desde su comienzo mantuvo el acelerador a fondo.

Esta noche, en un estadio Olímpico que no estará tan lleno, se repite la jugada. Puede que los Rolling se estén despidiendo de nosotros y ayer entonaran su primer adiós. Quedan tres.

El Urban jungle Europe 1990 tour, nombre con el que se ha bautizado esta gira de los Stones por el Viejo Continente, comenzó el pasado 18 de mayo en el estadio del Feyenord en Rotterdam y se prolongará hasta el próximo 9 de agosto, fecha en que concluirá con un gran recital de despedida en el Idretspark de Copenhague; en total, serán 37 conciertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de junio de 1990