Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El patronato del festival de Granada decidirá si acepta la dimisión de su directora

El patronato del Festival de Música y Danza de Granada decidirá horas antes del comienzo del certamen, previsto para el. 15 de junio, si acepta o no la dimisión de la directora María del Carmen Palma. En un escueto comunicado, Palma, que cumplía su tercer año al frente del Festival, notificó a los medios informativos su decisión de poner el cargo a disposición del patronato ante el escándalo suscitado en Granada por unas declaraciones suyas a la revista International Art Manager, en las que aseguraba, entre otras cosas, que en esta ciudad "no hay sentido de la vida privada ni de la libertad".Palma dimite "consciente del malestar" provocado por sus palabras, si bien agrega: "lamento muchísimo la interpretación que se ha dado a mis declaraciones, ya que en ningún momento ha sido mi intención ofender a la ciudad ni a sus habitantes". María del Carmen Palma anunció su renuncia desde Barcelona, en donde trabaja como directora de las actividades culturales de La Caixa. El consejo de dirección del patronato del Festival está formado por el ministro de Cultura, Jorge Semprún; el consejero de Cultura andaluz, Javier Torres Vela, y el alcalde de Granada, Antonio Jara.

Sólo el alcalde se ha manifestado en contra de las palabras de la directora, a las que calificó de "bastante desafortunadas", si bien agregó que de ningún modo han dañado el ser de Granada y que por tanto no valía la pena organizar una cruzada" contra Palma. El párrafo más polémico de las declaraciones de Palma, traducido del inglés, dice lo siguiente: "Granada es una ciudad difícil. Sólo tiene 300.000 habitantes, hay pocos cines, teatros y conciertos. No hay sentido de la vida privada ni de la libertad". A continuación, la periodista autora de la entrevista, Isabel Thompson, añade: "Comparadas las actitudes de Barcelona con el conservadurismo de Granada parece haber demasiados obstáculos para el departamento de música".

En declaraciones efectuadas a este periódico, Palma aseguró que no disponía de libertad absoluta para su trabajo y que en distintas ocasiones personas ajenas al Festival se han entrometido en su labor. La directora, a título de ejemplo, dijo que hace unos días un individuo le ofreció una relación de posibles azafatas para ser contratadas por el Festival sin que ella hubiera supervisado esa selección.

Por su parte, el Grupo Mixto del Ayuntamiento de Granada ha presentado para su discusión en el pleno una moción para declarar a la directora persona no grata. "Una no siempre es grata para todo el mundo. Gracias a la democracia se puede decir lo que uno piensa, y es posible cambiar a las personas de sitio. Yo me doblegaré a lo que digan las autoridades y el patronato del festival".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de junio de 1990