Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reconversión minera destruirá 4.600 empleos

La reconversión minera destruirá antes de 1993 un total de 4.633 empleos en las explotaciones privadas, según el informe entregado por el Gobierno a patronales y sindicatos del sector en la mesa tripartita que estudia la crisis.

La mitad de los empleos condenados a desaparecer corresponden a la provincia de León y, dentro de ella, 1.560 a la cuenca Bierzo-Villablino, 727 a la de Sabero-Guardo y 70 en la zona norte. Otras provincias afectadas son Asturias, con 900 empleos amenazados (sin contar la minoría pública), otros tantos en Teruel, 440 en la zona pirenaica y 29 en Baleares. En total desaparecerá el 10% de los puestos de trabajo que genera el carbón, aunque este porcentaje se duplicará ampliamente en la provincia de León, y cerrarán 42 empresas.El informe gubernamental está siendo estudiado por UGT y CC OO, que han prometido dar una respuesta y presentar sus propias "conclusiones" en una nueva reunión negociadora que tendrá lugar el próximo día 14.

Según el Gobierno, la reconversión de la minería pasará por el cierre de todas las empresas no competitivas (aquellas que no puedan extraer carbón a menos de 9.000 pesetas la tonelada, equivalente a una productividad de 540 toneladas por empleado y año), y por ayudas para incentivar durante los próximos dos años a las empresas más rentables o a aquéllas que tengan alguna posibilidad de llegar a serlo (10.000 millones a fondo perdido para subvencionar al 50% cualquier futura inversión empresarial).

Los sindicatos han logrado arrancar también al Gobierno el compromiso de crear un plan de reindustrialización de las cuencas en declive. Aunque todavía no se han barajado cifras concretas de inversión pública, se anuncia ya la creación de una nueva empresa estatal (Empresa Nacional de Innovación, SA) encargada de dirigir el proceso de reindustrialización.

En las negociaciones entre Gobierno, sindicatos y Carbunión no se ha abordado aún el problema de la minoría pública asturiana y, en especial, de Hunosa, cuyo déficit de explotación rondó los 55.000 millones de pesetas durante 1989.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de junio de 1990

Más información

  • Informe del Gobierno a patronal y sindicatos