Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solidaridad usa la huelga ferroviaria para criticar al Gobierno de Mazowiecki

La huelga de los ferroviarios, que ayer continuaba paralizando el transporte por tren en la parte noroccidental de Polonia, causando el bloqueo casi total de dos de los tres puertos más importantes del país, fue utilizada como pretexto por la dirección del sindicato Solidaridad para hacer una dura crítica del Gobierno de Mazowiecki y reclamar "la aceleración de las reformas y de cambios personales".

Refiriéndose a estas declaraciones, la portavoz del Gobierno, Malgorzata Niezabitowska, declaró ayer que el Ejecutivo "seguirá realizando con firmeza el programa de reformas", al tiempo que descartó la posibilidad de que el Ejecutivo entre en negociaciones directas con los huelguistas que no representan a ningún sindicato. Niezabitowska advirtió, asimismo en la rueda de prensa, que Polonia estaba en una encrucijada en la que era posible seguir por el camino de las reformas lentas pero eficaces" o hacer frente a conflictos.La dirección de Solidaridad, sindicato que constituye la base social del Gobierno de Mazowiecki, no dudó en lanzar la más dura crítica contra el Ejecutivo desde su formación en septiembre de 1989. En la declaración del pasado martes, la presidencia de la comisión nacional de Solidaridad acusa al Gabinete de "realizar una política económica pasiva y limitada a contener las subidas salariales y la lucha contra la inflación". "No se emprenden", afirmaron los líderes de Solidaridad, "medidas encaminadas a aumentar la producción".

Lech Walesa, por su parte, optó por mantener una posición neutral en el conflicto entre el Gobierno y los ferroviarios. En un comunicado hecho público ayer, el jefe de Solidaridad califica de "justa" la protesta, pero considera como "demasiado drásticos" e inadecuados los métodos empleados por los huelguistas.

La huelga fue apoyada ayer por la central sindical comunista OPZZ.

La censura de la política económica del Gobierno hecha por los colegas del líder de Solidaridad se enmarca en unas críticas al Gabinete realizadas por Walesa, que ya trajeron como consecuencia "la agudización de la situación política del país".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 1990