Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosa Conde descarta, "por cuestión de imagen", una entrevista González-Aznar

EL PAÍS La ministra portavoz del Gobierno, Rosa Conde, declaró ayer que no considera conveniente una entrevista en los actuales momentos entre el presidente, Felipe González, y el líder del Partido Popular, José María Aznar, porque sería entendida por la opinión pública como un intento de escamotear a la justicia la aclaración de los distintos episodios de corrupción política.

Rosa Conde, tras precisar que se trataba de una opinión personal, descartó una próxima reunión de Felipe González con Aznar "por problemas de imagen", ya que seria entendida por la opinión pública como "un pacto para evitar que la Justicia esclarezca los casos que se están produciendo".Por el contrario, indicó que hay que enviar a la sociedad la voluntad clara de que estamos dispuestos a llegar hasta el final en el esclarecimiento de las corrupciones personales o políticas que puede haber". Agregó Rosa Conde que, a su juicio, el debate sobre este ', problema político de envergadura" debe llevarse en otras instancias "objetivas" y no personalizarse en las figuras de dos líderes políticos que, por una u otra razón, están implicados en casos concretos de corrupción, con responsabilidades a distinto nivel o sin responsabilidad". "Esto es algo", añadió, "que todos deberíamos no prejuzgar".

A preguntas de los periodistas, señaló que el líder de un partido, que no es Aznar, ha solicitado entrevistarse con el presidente González. Sin embargo, rehusó dar su nombre, alegando que todavía no se ha fijado la fecha de la reunión. Por otro lado, la ministra expresó la preocupación del Gobierno por la crisis de las Instituciones y por el deterioro de la vida política y la de los partidos" que se deriva de los episodios de tráfico de influencias y presuntos cohechos divulgados tras las últimas elecciones.

El Ejecutivo piensa que estas cuestiones están acaparando el interés de los medios de comunicación, de la opinión pública y de los propios políticos, desviando la atención de 1os auténticos retos a que se enfrenta nuestro país con la vista puesta en l993". La ministra declinó pronunciarse sobre la crisis del Partido Popular y reiteró que la postura oficial del Gobierno es la de dejar en manos de la Justicia el enjuiciamiento de los casos concretos de corrupción, defendiendo entretanto la presunción de inocencia para los encausados.

Asimismo, hizo un llamamiento para "elevar el tono del debate político" y volvió a repetir la disposición del Gobierno a la negociación. En este sentido, anunció que en la próxima reunión del Consejo de Ministros, el Gobierno aprobará el envío al Parlamento de iniciativas que concreten las ofertas al díalogo lanzadas contínuamente desde la Moncloa.

Rosa Conde expresó por otra parte el respaldo del Ejecutivo a "todas las actuaciones" del Fiscal General el Estado, Leopoldo Torres, cuya imparcialidad ha sido puesta en juicio por distintas fuerzas políticas y especialmente por el PP. El Gobierno considera que Torres está actuando "según su criterio y de acuerdo con la legalidad".

Embajador en Japón

En su reunión de ayer el Consejo de Ministros nombró embajador de España en Japón a Antonio Oyarzábal Marches¡, de 60 años de edad, que actualmente era asesor del Secretario de Estado para la Cooperación Internacional. El Consejo aprobó asimismo la contratación de las obras de construcción de un tramo de la autovía Murcia-Cartagena, por un importe de 3.496 millones de pesetas, y de la nueva biblioteca pública de Murcia, que costará 1.200 millones. Se autorizó también la concesión de un crédito a Colombia con cargo al Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD por importe de 5,3 millones de dólares (alrededor de 545 millones de pesetas al cambio).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 1990

Más información

  • El Gobierno, preocupado por el deterioro político