Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ponga un borrico en su vida

Una asociación ecologista de Rute, en Córdoba, pide que se proteja a esta especie

La Asociación Ecologista para la Defensa del Borrico (Adebo) es original. Su mascota no es ningún ave o insecto raro de Brasil, sino el animal más peculiar de este árido país: el burro. El secretario general de esta agrupación, Pascual Rovira, es vendedor de ropa interior femenina, y el presidente, Francisco Molina, El Tramao, arriero. Adebo tiene un lema: ponga un burro en su vida. Cuenta con unos 100 socios españoles y seguidores en el extranjero y desea que la raza garañona andaluza sea declarada especie protegida.

El Tramao y Rovira preparan un homenaje internacional lúdico-artístico para reconocer los méritos del burro y su dedicación al hombre del campo a lo largo de los siglos. Este homenaje al burro se celebrará la última semana de julio en la población cordobesa de Rute, de unos 10.000 habitantes, conocida por el seco anís El Machaquito, los dulces y la antigua tendencia de muchos ruteños al espiritismo, el alcohol y el suicidio. La semana de homenaje al jumento traerá exposiciones de pintura, escultura y talabartería, y un concurso de fotografía, con el lema Artistas por el burro. También habrá una conferencia sobre El burro y la literatura, que será leída por el poeta y periodista Eduardo Castro. Sus organizadores pretenden que la participación artística sea cuantiosa y de calidad, y esperan contar con la presencia honorífica de Rafael Alberti, el poeta andaluz que escribió en Rute su obra Marinero en tierra.Pascual Rovira aclara enseguida que sus pretensiones conservacionistas son serias, como queda especificado en los estatutos de la asociación. "Tan sólo pretendemos darle a nuestras actuaciones un tono lúdico y gracioso para que tengan más impacto público". Una de sus máximas es lograr rescatar del olvido a los asnos de raza andaluza o cordobesa, también llamada garañona, y otra que la Junta de Andalucía declare protegida a esta especie y cree reservas de estos animales, "que han sido protagonistas del desarrollo agrícola andaluz por su resistencia, fuerza y docilidad".

Peligro de extinción

El borrico, ya sea de raza o cruzado, está en peligro de extinción debido a la mecanización del campo y al desarrollo de los transportes, declara Rovira. "Quedan menos burros de raza andaluza que buitres leonados", sentencia. "En Rute tenemos unos 60 burros que se utilizan para el acarreo. Además existe la reserva del Calvillo, que cuenta con 18 asnos de raza garañona. En un pueblo cercano, en Santa Crucita, hay otra reserva, la del Cañuelo del Genovés, propiedad de Juan Manuel Serrano, un hombre que está haciendo mucho por esta raza". La mascota de Adebo se llama Carabina. Todo el mundo en el pueblo de Rute conoce a este jumento porque en las últimas elecciones andaluzas su dueño llegó hasta las urnas montado sobre sus lomos, a modo de reivindicación borrica, y porque los arrieros del lugar dicen que "donde Carabina pone el ojo, pone la mina", según su propietario, Rovira.El secretario de Adebo cree que en Andalucía quedan unos 20.000 asnos, y hace referencia a un censo de Agricultura de 1984 según el cual había entonces en España unos 160.000; de ellos, 2.294 eran sementales y unos 27.000 animales tenían entre 12 y 36 meses. "Ahora quedan muchos menos", señala Rovira. "La edad media de un burro es de 25 a 30 años, siempre que no esté muy trabajao, y su precio, si es joven y de raza garañona, puede oscilar entre las 150.000 pesetas de un macho y las 300.000 pesetas de una hembra. Un burro cruzado cuesta unas 30.000 pesetas, y una hembra, unas 70.000", dice Rovira.

Por todas estas razones, y porque "muchas veces estos animales se sacrifican para fabricar comida para perros", cree este animoso defensor de los borricos que no sólo hay que proteger la especie, sino utilizarla. "Por ejemplo, de reclamo turístico, como se hace en el pueblo malagueño de Mijas, donde existe una empresa de burro-taxis". Este vendedor de refajos e ilusiones recuerda que los asnos catalanes (rucs catalans) son muy apreciados por el Ejército de EE UU, que los importa para sus necesidades de intendencia. El secretario de Adebo piensa dirigirse a representantes del Ejército español para pedirles que sigan manteniendo burros y mulas en intendencia y para que hagan esfuerzos por mantener la especie.

A finales de 1989 hubo un hermanamiento entre los pueblos de Mijas y Rute cuyo eje fundamental fue el borrico. Se celebró una fiesta de exaltación de este animal, en la que, entre otros actos oficiales, varios poetas andaluces dieron un recital sobre la obra de Juan Ramón Jiménez Platero y yo a lomos de asnos de la empresa de burro-taxis propiedad de Antonio Núñez.

Asimismo, a finales de enero de este año se celebró en Rute la noche de los burros-oscar, premios otorgados a distintos medios de comunicación y a personas que se hayan destacado por su labor en defensa del burro. "Al programa de Radio Nacional La otra Andalucía le dimos una cabra, ya que no pudimos entregarle un burro debido a la peste equina", afirma Rovira, que manifiesta su intención de hacer anuales estos galardones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de mayo de 1990