El 95% de los niños españoles padece caries

La salud bucal de los españoles ha empeorado en los últimos años, según los datos aportados en las jornadas celebradas esta semana en Cuenca para elaborar un plan nacional de salud bucal. En el encuentro, que se clausura hoy en Madrid, se puso de manifiesto que entre el 90% y el 95% de los niños españoles tiene caries. En 1968, de acuerdo con unas estadísticas realizadas por el Ministerio de Sanidad, asesorado por la Organización Mundial de la Salud, el porcentaje de ninos afectados por caries era del 73%, según Elena Barbería, catedrática de Odontopediatría de la Universidad Complutense.El promedio de arreglos por niño en esas fechas era de 2,8, y actualmente es de 5, aunque con grandes diferencias dependiendo de las zonas. La incidencia de la caries en otros grupos de edad es aún mayor: la caries ataca al 98,8% de la población entre los 34 y los 44 años, de acuerdo con los datos de la doctora Barbería.

El otro gran problema dental en España son las enfermedades periodontales, conocidas más vulgarmente como piorreas y que afectan a los tejidos que rodean el diente. Para Marlano Sanz, profesor titular de la materia de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense, la enfermedad periodontal, que alcanza al 60% de la población, se advierte a partir de los 12 años, si bien antes puede encontrarse, aunque más ocasionalmente.

Cuatro fases

Esta enfermedad se desarrolla en cuatro fases, desde la gingivitis que se puede curar con una buena higiene bucal, hasta la enfermedad profunda, que requiere la intervención quirúrgica y que afecta de un 20% a un 25% de la población de más de 40 años.Mientras una buena forma de prevenir la caries es la fluoración de las aguas, como se ha demostrado en varios países, como Irlanda, por ejemplo, en la enfermedad periodontal la higiene bucal debe combinarse con la utilización de buenos profilácticos, dado que su desarrollo se debe a la placa bacteriana. Juan Pedro Moreno, presidente de la Fundación para la Salud Bucal (Funsal), destacó que los países con buena salud bucal tienen una fuerte inversión estatal y unos profesionales bien formados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS