Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cuestión de confianza mostró la distancia del Gobierno con IU y PP

El presidente del Gobierno, Felipe González, superó ayer ante el Congreso la cuestión de confianza por 176 votos a favor, 130 en contra y 37 abstenciones. González consiguió, además del respaldo de su partido, el del diputado de Agrupaciones Independientes de Canarias (AIC), Luis Mardones, como sucedió en el debate de investidura el pasado mes de diciembre. El debate de la cuestión de confianza consolidó las amistosas relaciones del Gobierno con el CDS y los partidos nacionalistas vasco y catalán, que se abstuvieron, al mismo tiempo que mantenía las distancias del PSOE respecto del Partido Popular e Izquierda Unida, que votaron en contra.

Aunque Felipe González ofreció el diálogo "para todos", y estos dos grupos recogieron su oferta genérica, el curso del debate puso de manifiesto las recíprocas desconfianzas. De la discusión no se extrajeron propuestas concretas, sino la voluntad de acordar los asuntos que ya fueron tratados en la investidura de González el pasado mes de diciembre, al que se añadió ayer el proceso de integración de España en el mercado único europeo. La sesión se caracterizó por un tedio generalizado, que sólo se disipó parcialmente con la intervención del presidente del PP, José María Aznar; las réplicas de González, y las diatribas de Alejandro Rojas Marcos, que centró su intervención en el caso Juan Guerra, contra el Gobierno.Una vez más, González tuvo que defender a su vicepresidente, Alfonso Guerra, proclamando que no había responsabilidad política alguna por los asuntos de su hermano Juan.

Páginas 17 a 19 Editorial en la página 14

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de abril de 1990

Más información

  • Felipe González reiteró su oferta de diálogo sin concreciones