Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CESID gastará 4.900 millones sin incluir las partidas de personal

MIGUEL GONZÁLEZ Los gastos de personal del Centro Superior de Información de la Defensa (CESID) no figuran en los presupuestos de dicho organismo, sino en los de los departamentos de procedencia de los integrantes del servicio de espionaje militar, según se trate de guardias civiles, policías, funcionarlos civiles o miembros de las Fuerzas Armadas. Este dato, aportado ayer en la comisión de Presupuestos del Congreso por el director general del CESID, teniente general Emilio Alonso Manglano, supone que los gastos totales del centro de inteligencia no ascienden a 4.900 millones de pesetas, como figura oficialmente, sino a una cantidad que podría ser superior en un 50% a esta cifra, a juzgar por el porcentaje que supone el pago del personal, por ejemplo, en el presupuesto de Defensa.

La comparecencia del general Manglano en el Congreso, a diferencia de otros años, no se limitó a un trámite protocolario, sino que arrojó algo de luz sobre el opaco funcionamiento del principal servicio de espionaje español. Según su director, el CESID mantiene relaciones con más de 70 instituciones homólogas de todo el mundo y realiza tareas de formación de personal de inteligencia de determinados países.

Para justificar el incremento del presupuesto del centro, oficialmente un 13,61 %,en una etapa de distensión internacional, Manglano aseguró que la evolución de los países del Este, lejos de permitir una relajación en ese frente, obliga a un mayor esfuerzo, ya que la situación resulta más compleja que antes. Este aumento de la atención al Este no se ha hecho en detrimento de otras zonas, según dijo el director del CESID, desmintiendo la afirmación del diputado de Izquierda Unida Antonio Romero de que se había desmantelado el servicio en el norte de Africa y Estados Unidos. "Lo que yo tengo en Estados Unidos...", empezó a decir Manglano, hasta que el presidente de la comisión, Rodolfo Martín Villa, le interrumpió temeroso de que fuera revelar algún secreto.

Información secreta

Por otra parte, Laureano García, director de la Revista Española de Defensa, órgano oficial del citado departamento, ha asegurado que el artículo incluido en en el último número de dicha publicación sobre la compra de 80 misiles AGM-88A por 4.900 millones de pesetas, "no desvela ningún secreto ni compromete en nada la Defensa nacional". Según García, la información es "abierta y apropiada para una publicación especializada".

Los datos incluidos en la Revista Española de Defensa no fueron difundidos en la referencia del Consejo de Ministros que aprobó la compra. Esta diario los reclamó posteriormente, sin éxito, al departamento de Defensa y al Cuartel General del Aire. Dicho cuartel contestó que la información no podía facilitarse por estar clasificada como secreta. Una vez publicados en la revista, EL PAÍS volvió a solictar los datos y desde éste se reiteró su carácter de secretos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 1990