Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:FLAMENCO

Noche de guitarras

Una gran noche, una espléndida noche de la guitarra flamenca en Madrid, porque Jerónimo, Pepe Habichuela, Gerardo Núñez y Rafael Riqueni son artistas importantes en un género sobrado de jóvenes y abrasadores talentos. Lo es Jerónimo, un verdadero fenómeno a sus 12 años. Es un guitarrista nato, sencillamente, prodigiosamente dotado, artífice de una música clara, diáfana y sin artificio. Junto al arte auroral de Jerónimo, el toque serio, denso y riguroso de Pepe Habichuela. Su guitarra sonó con autoridad y magisterio, en una línea flamenca muy rica y de enorme poder comunicativo. Una música grande, jonda y bellísima.Gerardo Núñez hizo un concierto exclusivamente flamenco, sin concesiones a influencias ajenas, y dio también su lección. Su capacidad técnica es asombrosa, le convierte en un virtuoso que, sin abdicar de su virtuosismo, supo ser fiel al flamenco, con momentos tan plenos y hermosos como su toque por siguiriyas. Rafael Riqueni es trianero, y en su música se nota. Triana siempre da un sello a todo lo flamenco. Las soleares de Riqueni fueron un auténtico recital, lleno de luz y de magia.

La guitarra flamenca

Concertistas: Jerónimo, Pepe Carmona, Habichuela; Gerardo Núñez y Rafael Riqueni. Bailaor invitado: Antonio Canales. Centro Cultural de la Villa. Madrid, 27 de febrero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 1990