Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Proceso legítimo y Válido

El último informe de la misión de las Naciones Unidas para la verificación de las elecciones en Nicaragua (ONUVEN) ratifica, un día antes de los comicios, que el proceso es transparente, legítirno y válido, aunque tiene algunas imperfecciones.El informe, el cuarto de los publicados por la ONUVEN desde que inició su labor de verificación, critica principalmente al Gobierno la utilización de los medios del Estado en beneficio del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

El documento, que debía ser presentado en la noche de ayer en Managua, hace, según fuentes que han tenido acceso a él, una pormenorizada. valoración política de la situacion en que se dan estas elecciones y precisa que, si bien hay que considerar que en el momento de su celebración el país no vive bajo un sistema democrático, también es cierto que esa situación es producto de varios años de guerra.La ONUVEN insiste en los criterios expuestos en su informe anterior sobre la normalidad y limpieza con que se ha desarrollado hasta ahora este proceso, y afirma que, hasta la misma fecha del sufragio, se dan las condiciones adecuadas para que los nicaragüenses puedan mañana elegir democráticamente a sus gobernantes.El informe critica el tono agresivo de los principales periódicos, especialmente de un vespertino editado por el diario oficial Barricada exclusivamente para los últimos días de la campaña electoral. Menciona, asimismo, que se ha incrementado la utilización de la televisión en beneficio de la candidatura del FSLN.El trabajo de los observadores de las Naciones Unidas había sido implícitarnente criticado en los últimos días por representantes de la oposición, que entienden que la ONUVEN beneficia al Frente Sandinista.

El diario opositor La Prensa publicó recientemente un editorial en el que recordaba a los observadores que actúan en un país donde no están dadas las condiciones para la justa lucha por el poder.

La ONUVEN reconoce que han seguido produciéndose intimidaciones por parte del Gobierno, pero considera que la proporción de éstas no deslegitima el proceso en su conjunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de febrero de 1990