Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benegas: "No se puede decir que todo el PSOE sea una banda de salteadores"

Los socialistas han decidido echar un pulso al resto de las fuerzas políticas que con mayor dureza han reprochado a miembros de ese partido presuntas prácticas de dudosa legalidad o ética política en relación con enriquecimientos económicos, por lo que abrirán un debate para extremar la dureza en la legislación de incompatibilidades de diputados y senadores.Txiki Benegas insistió ayer en la tesis de que los socialistas "continuarán defendiéndose" a través de querellas de lo que consideren injurias, calumnias o "falsedades" sin que ello signifique un ataque a la libertad de expresión. Benegas, en respuesta a comentarios aparecidos algunos medios de comunicación, concretó que puede haber casos individuales de comportamiento indigno, pero "eso no se puede extrapolar a todo el colectivo y decir que todo el PSOE es una banda de salteadores".

Si prosperara el endurecimiento de las incompatibílidades, diputados y senadores no podrán ejercer otra función pública o privada y su único ingreso será el de parlamentarios.

En esa línea, ninguna empresa en la que tenga participación un político o sus familiares recibirá subvenciones, concesiones o ayudas directas o indirectas. Aunque en el curso de las negociaciones es más que probable que el listón se vaya colocando más bajo, ésta es la respuesta de la dirección del PSOE tras sentirse presa de un acoso por el escándalo del hermano del vicepresidente del Gobierno y otras "derivaciones regionales".

Aunque esta estrategia se venía diseñando desde hace dos semanas fue anteayer cuando la comisión ejecutiva federal del PSOE dio el visto bueno para que se hiciera pública, sellada por el secretario general, Felipe González.

Un dirigente del PSOE resumía para este periódico el ambiente de la reunión de la cúpula socialista con la siguiente declaración de principios: '-'Nos han querido llevar contra las cuerdas en el asunto de la corrupción y vamos a ver hasta dónde llegan los demás".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de febrero de 1990