Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Mesa del Congreso recurrirá al reglamento para impedir la comparecencia de González

La Mesa del Congreso rechazará previsiblemente hoy la petición de comparecencia del presidente del Gobierno, Felipe González, al no ajustarse los escritos de Izquierda Unida y del Grupo Mixto a las normas reglamentarlas, según dijeron fuentes socialistas. La palabra del presidente del Gobierno, Felipe González, es poco probable que se escuche en el Parlamento hasta que se someta a la cuestión de confianza una vez que se hayan celebrado las elecciones en Melilla, de acuerdo con la sentencia del Tribunal Constitucional, y se conozca si su, partido tiene o no la mayoría absoluta.

La incorrección ha causado extrañeza en medios parlamentarios, que han llegado a la conclusión de que Izquierda Unida y el Mixto no tenían voluntad real de que triunfara su iniciativa sino tan sólo querían poner en evidencia al resto de los grupos de oposición, sobre todo al CDS, PNV y CiU, que hasta ayer dudaban de la conveniencia de que González compareciera.En el supuesto de que este trámite fuera superado sería rechazado inevitablemente en la junta de portavoces ya que la mayoría socialista se opondría a la comparecencia. Esta petición para que González acudiera al Congreso y respondiera a asuntos relacionados con el llamado caso Guerra y algunas de sus derivaciones, formulada por parte del Grupo Mixto por Izquierda Unida, ha estado rodeada de cierto misterio toda vez que los solicitantes han descuidado un tanto los requisitos reglamentarios.

Para que esta petición sea hoy admitida a trámite se necesita que vaya firmada por dos grupos, lo que no ha ocurrido todavía ya que cada cual lo ha presentado por su cuenta y sin pedirse mutuo apoyo. Tampoco ninguno de ellos ha pedido la firma a otros grupos parlamentarios que, por su parte, no han dado muestras de querer participar en esta petición.

Formalmente los dos escritos coinciden en un punto: la comparecencia de González para, que explique polítiamente la solidaridad mostrada con su vicepresidente una vez que el primero aseguró que dimitiría si su compañero de Gabinete abandonaba el cargo una vez que le resultara "insoportable" que se pusiera en entredicho su honradez.

Éste es el único punto de coincidencia de los dos solicitantes, ya que IU se extiende en otros argumentos para pedir esta comparecencia tales como las acciones judiciales contra algunos medios de comunicación y que "el vicepresidente no dijo la verdad" en su comparecencia en la Cámara el pasado 1 de febrero.

El Grupo Popular considera que si la Mesa rechazase hoy las peticiones por no ser exactamente iguales supondría un caso de "filibusterismo parlamentario" y se haría patente que "no hay voluntad política de explicar estos asuntos en el Congreso", según su portavoz adjunto Luis Ramallo. Este afirmó que su grupo apoyaría la admisión a trámite de esta o Cualquier iniciativa de la oposición por cortesía parlamentaria 1. y porque bastantes trabas pone ya el partido del Gobierno".

Protestas de IU

Aunque estas peticiones sean rechazadas en la Mesa del Congreso -éste es el trámite en el que el PP estaría dispuesto a votar a favor- no hay duda de que este asunto será también debatido en la junta de portavoces ante las previsibles protestas del portavoz de IU, Nicolás Sartorius.

Aun así otros portavoces de la oposición se verán liberados de tener que adoptar una posición pública en la junta de portavoces si es que la Mesa cierra el problema rechazando los escritos. No obstante ni el CDS ni PNV ni CiU eran proclives a apoyar esta comparecencia.

Por otra parte, el Gobierno dosificará sus manifestaciones sobre el caso Guerra una vez que ya no es algo personal sino que oficialmente es "un ataque al PSOE". El propio vicepresidente aprovechará un mitin en Sevilla el próximo domingo para dar su opinión sobre los últimos acontecimientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de febrero de 1990

Más información

  • Salvo IU y el Grupo Mixto, ningún partido se apresta a firmar la petición de comparecencia del presidente