Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE se plantea mantener a Rodríguez de la Borbolla como candidato a la Junta

Un sector de la ejecutiva regional del PSOE andaluz está reconsiderando mantener la candidatura de José Rodríguez de la Borbolla a la presidencia de la Junta de Andalucía en las elecciones del mes de junio, según fuentes socialistas. Leocadio Marín, presidente del PSOE regional y candidato oficioso que cuenta con el aval de Alfonso Guerra, ha sido apartado recientemente de la presentación del Programa 2000 en varias capitales de provincia andaluzas.

La situación de desconcierto que vive el PSOE andaluz, por el caso Juan Guerra, y el hecho de que un recambio de Rodríguez de la Borbolla pueda provocar un nuevo escándalo político son las razones que barajan actualmente voces destacadas de la ejecutiva andaluza y del comité federal para mantener al actual presidente andaluz. Pese a ello, no descartan que una decisión final de altas instancias del partido obligue a aterrizar en Andalucía al actual ministro de Trabajo, Manuel Chaves. Éste, sin embargo, se ha mostrado contrario en diferentes ocasiones a esta salida política.La ejecutiva regional del PSOE no ha adoptado ninguna decisión colectiva acerca del candidato, si bien las citadas fuentes reconocen que ha habido pronunciamientos individuales a favor del sostenimiento de la candidatura de Rodríguez de la Borbolla. Los mismos medios afirman que destacados miembros del comité federal han expresado su apoyo al presidente andaluz, quien desde el pasado otoño mantiene contactos más fluidos con el secretario general del PSOE de Andalucía, Carlos Sanjuán, la persona enviada hace dos años por Alfonso Guerra a la ejecutiva andaluza para contrarrestar el liderazgo de Borbolla.

'Caso Juan Guerra'

Éste último ha mantenido durante la polémica del caso Juan Guerra un silencio sepulcral. Ni siquiera los intentos del sector guerrista del partido de presentarlo como el instigador de esta polémica y ni mucho menos las tentativas de la oposición andaluza para que interviniera en el debate sobre la creación de una comisión de investigación del tráfico de influencias en el Parlamento autonómico le han sacado de su mudez.Los motivos por los que la ejecutiva regional plantea el cambio del candidato presidencial no resisten un análisis político y entra en el campo de las visceralidades. Los miembros de la ejecutiva regional socialista no sé recatan, por ejemplo, en aplaudir ni en privado ni en público la gestión de Rodríguez de la Borbolla al frente del Gobierno regional, pero tampoco se retraen al afirmar que "con esta ejecutiva es imposible que continue".

Paralelamente, el candidato in péctore del PSOE, el guerrista Leocadio Marín, que fue el delegado del Gobierno andaluz que sostuvo a Juan Guerra en su despacho de Sevilla, ha sido apartado de la presentación del Programa 2.000 en las provincias andaluzas.

Rodríguez de la Borbolla afirmó anoche en Córdoba que la polémica desatada en torno a las actividades de Juan Guerra no debe influir en la designación del candidato socialista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 1990

Más información

  • Leocadio Marín, 'apartado' de los actos públicos en Andalucía