Derechos Humanos ofrece de nuevo mediar entre el Gobierno y los GRAPO

La Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE) reiteró ayer al Ministerio de Justicia su voluntad de mediar en la huelga de hambre que siguen 48 presos de los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) desde hace 60 días. Antoni Asunción, director general de Instituciones Penitenciarias, manifestó ayer la imposibilidad de dialogar "bajo el chantaje de las armas de los terroristas" y recriminó actitudes, como la de la APDHE, que no exigen un previo compromiso de abandonar la violencia antes de ofrecer su mediación.

La APDHE, en un comunicado difundido ayer, reitera "por razones humanitarias" su oferta de colaboración a Justicia por si ese "ministerio estimara que pudiera ser de alguna utilidad para cualquier intento de superar la situación crítica en que se encuentra la salud de algunos de los huelguistas, que está suponiendo un grave riesgo de pérdida de vidas humanas y deterioros irreversibles". El escrito recuerda que "ante la situación de extrema gravedad en que se encuentran varios de los reclusos en huelga de hambre y la reiteración de numerosas solicitudes de familiares de los mismos", esta asociación "continúa en la disposición dé colaboración ya transmitida a usted [al ministro de Justicia, Enrique Múgica] en carta de fecha de 17 de los corrientes".El director general de Instituciones Penitenciarias reprochó este tipo de pronunciamientos de corte humanitario de instituciones que no recaban al mismo tiempo un compromiso de abandonar las armas por parte de los reclusos afectados, y negó toda posibilidad de establecer un diálogo con los GRAPO bajo "el chantaje de las armas".

Imposible ceder

"El Gobierno, en este caso la institución penitenciaria, no puede ni debe ceder ante organizaciones armadas que están matando en la calle y que tienen unos antecedentes criminológicos muy fuertes. Lo que pretende la organización con la huelga de hambre es un chantaje a las instituciones democráticas, por lo tanto, parece bastante difícil que cualquier Gobierno acepte cualquier intento de diálogo con las armas en la mesa. Me sorprenden bastante estos pronunciamientos de estas instituciones, sin duda con una intención humanista, que no han recabado previamente la voluntad expresa de cada uno de estos terroristas de que abandonaran la lucha armada", afirmó Asunción, quien dijo desconocer el nuevo comunicado la APDHE.Por otro lado, el defensor del pueblo, Álvaro Gil-Robles, manifestó ayer tras una reunión con José María Aznar, vicepresidente del PP, que la institución que dirige poco puede hacer en el conflicto de los presos de los GRAPO, informa Efe. Gil-Robles declinó opinar sobre si se debe alimentar o no a los reclusos en huelga de hambre por entender que es una cuestión que competía a la autoridad judicial, si bien manifestó que desde su oficina se sigue con detalle este proceso doloroso".

Por otro lado, los tres presos de los GRAPO ingresados en hospitales de Zaragoza se mantenían ayer, al cumplirse 60 días de huelga de hambre, en situación de "extrema gravedad", según los partes médicos, y constituían la principal inquietud del Ministerio de Justicia dentro de los 48 reclusos que secundan esta acción, informa Javier Ortega. José Balmón Castell permanecía ingresado en el hospital Provincial de Zaragoza, consciente, con las constantes vitales alteradas y bajo un estado calificado de "extrema gravedad". Si pierde la consciencia, los médicos serían autorizados a administrarle suero.

Francisco Cela Seoane se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Miguel Servet, adonde fue trasladado el pasado viernes. Se le aplica sueroterapia y su estado es muy grave; está consciente y ha perdido el 34% del peso corporal habitual. En parecidas circunstancias se encuentra Olegario Sánchez Corrales, que sólo admite suero por vía intravenosa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los grapos Jaime Simón Quintela y Benjamín Granada, internados en el hospital de Txagorritxu (Vitoria), informa Aitor Guenaga, continuaban ayer en estado grave a pesar de seguir recibiendo tratamiento en contra de su voluntad, al igual que Teresa González, internada en el hospital de Basurto, en Bilbao.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS