Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eisenwerk Bruhl presenta una oferta para comprar sólo la planta de Tafalla de Luzuriaga

La empresa alemana Eisenwerk Bruhl únicamente está interesada en la planta que Victorio Luzuriaga tiene en Tafalla, según la oferta presentada en el Ministerio de Industria y Energía. La operación consiste en la venta del 46% que está en manos de Inversiones VL, constituida como tenedora de las acciones que poseía la familia Luzuriaga.

La sociedad alemana Bruhl compite con las empresas españolas Fagor y Ansa-Lemforder, la estadounidense Internet y, en menor medida, con la francesa Mont-Tupé para tomar el control de la empresa metalúrgica vasco-navarra que, además de la planta de Tafalla, tiene fábricas en las localidades guipuzcoanas de Pasajes y Usurbil.La empresa germana ha anunciado que no está dispuesta a quedarse con estas dos plantas, al no interesarle la producción que se desarolla en ambas. Por el contrario, tiene subrayado interés en la producción tafallense, donde se fabrican bloques y culatas, de lo que Bruhl es uno de los principales especialistas europeos con el 60% del mercado alemán.

Según fuentes cercanas a la empresa centroeuropea, su intención es integrar la fábrica de Tafalla en su red de producción europea. Al mismo tiempo, lograría despejar de su camimo a un competidor, que puede quedar en otras manos si su oferta no prospera.

En realidad, la oferta presentada por la empresa germana Bruhl al Ministerio de Industria busca que la decisión de venta se segregue en dos, de manera que uno de los otros ofertantes se quede con las plantas guipuzcoanas.

La posibilidad de repartir la venta de Victorio Luzuriaga ha sido contemplada por la Gerencia Siderúrgica, aunque no existe una decisión al respecto. La oferta de Bruhl, en todo caso, supone una modificación de las previsiones. Las otras empresas también tienen interés por la producción de Tafalla y no parecen muy proclives a aceptar un reparto de esa forma.

En competencia

La empresa alemana, que también ha manifestado que no está dispuesta a aumentar su participación del 33%, ha referido al ministerio de Industria y Energía que su oferta por la empresa española compite con un proyecto de inversión en el Reino Unido, donde cuenta con una sociedad adquirida a Rover. Bruhl ha precisado que una inversión priva a la otra.

La venta de Luzuriaga se encuentra en el último tramo después de varios meses de análisis de las ofertas. El ministerio pidió un mínimo de 2.500 millones de pesetas para reflotar la empresa, así como la asunción de los costes de reducción de plantilla, que se asciende a 4.500 millones de pesetas, para situarla en 1.570 personas.

Ante la dificultad de alcanzar un acuerdo y por la complejidad de las ofertas extranjeras, como es el caso de la Bruhl, y con la intención de mantener el control de Luzuriaga en manos españolas, Industria propuso a Fagor y Ansa que fundieran sus ofertas en una sola. Sin embargo, después de negociar, las dos empresas españolas han roto los contactos y cada una sigue por su camino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de enero de 1990

Más información

  • El 46% de la empresa metalúrgica está en venta