CONVULSIÓN EN EL ESTE

El ministro de Defensa soviético justifica el ataque militar contra Bakú

La jerarquía militar soviética, por boca del ministro de Defensa, Dimitri Yazov, justificó la intervención del Ejército con un argurmento de imprevisible efecto en momentos en que se intenta llegar a un compromiso con el Frente Popular Azerbaiyáno (FPA). La representación de Azerbaiyán en Moscú fue allanada, apareíatemente, par un del Ministerio de¡ Interior, y Ejtibar Mamedoy, un líder Jel FPA, fue detenido ayer en Moscú.

El Grupo interregional, que reúne a la oposición en el Parlamento Sovietico, exige una semento sesión extraordinaria del Soviet Supremo para discutir la situación en Transcaucasia. Mientras tanto, la. atmósfera en Bakú se mantiene en una calma relativa.Las tropas soviéticas entraron en Balcú para "destruir las estructuras de poder formadas en todas las empresas y oficinas" por el Frente Popular Azerba1yano, dijo el general Yazov en conferencia de prensa para periodistas soviéticos.

El ministro declaró que el FPA pensaba tomar el poder en un rriltin que se celebraría el 20 de enero", el día en que entró en vigor el estado de emergencia en BakL

Quiero asegurarles que las acciones del Ejército están encaminadas a infundir un nuevo soplo de vida a la agonizante economía de Bakú... y a destruir las organIzaciones de los activistas del FPA, que están ansiosos de poder", concluyó Yazov.

Recuerdo dre Afganistán

Representantes del Grupo Interreaional marnifestaron que la decisión de en-viar al Ejército a Bakú había sido tomada a espaldas del Parlamento.

"La nianera en que se tomó esta decisión reduce a la misma categoría las decisiones de enviar tropas a Hungría, Checoslovaquía, Afganistán, y ahora a Bakú", declaró Yuri Afanasiev, copresidente del citado grupo de diputados soviéticos reformistas.

Afanaslev agregó que las tropas habían sido enviadas a todos estos lugares por un reducido número de personas y que "prácticamente nadie se responsabiliza" por las acciones emprendidas. El Grupo interregional exige la convocatoria de una sesión extraordinaria del Soviet Supremo para debatir la situación en Transcaucasia y "escuchar todas las voces", ya que la violencia allí desatada estaría amenazando a la perestroika.Los diputados dijeron haber convencido al vicepresidente soviético Anatoll Lukianov dela necesidad de negociar con el Frente Popular Azerbaiyano.

Las puertas de la representación permanente de Azerbaiyán en Moscú estaban ayer desencajadas tras el asalto de desconocidos armados de metralletas que penetraron durante la noche en dos ocasiones y se llevaran documentos.

"Un grupo de unas 15 personas con chalecos antibala, cascos y metralletas, acompañados por unos 10 hombres con ropa civil, abrieron a culatazos las puertas de la representación e irrumpieron en el edificio", informó ayer Zujrab Sharrijalov, representante del Frente Popular Azerbaiyano.

El grupo encerró en una habitación a los presentes y procedió a allanar el edificio. Tras este incidente, acaecido cerca de la medianoche, fue avisada la policía, que llegó con una brigada de investigación. Pero después, a las 02.30, se produjo un segundo allanamiento.

Detención de Mamedov

En esta segunda ocasión, los asaltantes se llevaron a todos los hombres a la cárcel, pero fueron liberados poco después, dijo el portavoz azerí, según elcual, el dirigente Ejúbar Mame dov, que había sido detenido con ese grupo, había desaparecido.

Guennadi Guerásimov, portavoz del Ministerio de Asun tos Exteriores, confirmó el arresto de Mamedov, quien, se gún él, "llegó a Moscú para pre parar actos antisociales e invo lucrar en ellos a las personas de nacionalidad azerí que viven en 19, capitaV. Guerásimov, sin embargo, no reconoció que el arresto se hubiera efectuado en la representación azerbaiyana en Moscú.

El vicejefe de la policía moscovita, Lev Belianski, declaró que no se daría información so bre lo ocurrido "hasta que no se supieran los resultados oficiales de las pesquisas". Los repre

sentantes del Frente Popular Azerba1yano sostienen que los asaltantes del recinto eran spetznaz, miembros de las fuer zas especiales antidisturbios que dependen del ministerio del Interior soviético.

En Bakú se restablecía la calma mientras había señales de que los representantes de Kremlln estarían negociando con los líderes moderados. La mayoría de las empresas seguían paralizadas, pero las tlendas de comestibles estaban abiertas y el transporte funcionaba parcialmente.

Dos periódicos, uno en azerbaiyano y otro en ruso, habían vuelto a publicarse, pero la televisión aún no había sido reparada y los diarios del Frente Popular seguían prohibidos.La República Autónoma de Najicheván y Armenla, con la garantía del Ejército soviético, acordaron un alto el fuego a lo largo de toda la frontera, después de las conversaciones mantenidas entre el Movimiento Nacional Armenio y el Frente Popular Najíchevano.

Hoy, sábado, se reúnen los líderes de estas organizaciones para concretar a qué distancia de la frontera desplazarán sus destacamentos armados. Najicheván es una república autónoma, límitrofe con Turquía e Irán, que jurídicamente depende de Azerbalyán, pero que está separada de él por una franja de territorio armenio. La semana pasada se declaró independiente de la URSS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 26 de enero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50