Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La doctora infectada de SIDA no recuerda como se pinchó

La doctora argentina Verónica García Prego, la mujer que contrajo el SIDA al pincharse con una aguja hipodérmica infectada en un hospital neoyorquino, declaró el pasado viernes ante un juez que no recordaba con exactitud cómo se produjo el accidente. García Prego interpuso una demanda contra el hospital donde se registró aquel pinchazo y, contra los dos médicos que, según ella, olvidaron negligentemente la aguja de la muerte.García Prego, que solicita 175 millones de dólares de indemnización, se mostró muy insegura y nerviosa durante la segunda jornada del juicio, que no sólo ha puesto sobre el tapete su caso sino también el de la inseguridad de los médicos y enfermeras que trabajan con pacientes de SIDA.

La segunda jornada del juicio fue muy intensa. La demandante fue sometida a un largo interrogatorio y obligada a dibujar en una pizarra la distribución de la sala donde se produjo el accidente para una mejor comprensión, del jurado.

"Le estoy diciendo lo que recuerdo y le estoy diciendo lo que no recuerdo", repitió una y otra vez la doctora ante los intentos reiterados del abogado defensor para que contara con exactitud lo que ocurrió el 12 de enero de 1983, el día que, hace siete años exactamente, se produjo el pinchazo que cambió la vida de esta doctora argentina quien, como dice una de sus abogadas, conoce perfectamente el desenlace de esta historia: "Su propia muerte".

Stanley Friedrnan, el abogado que intenta evitar que el Kings County Hospital de- Brooklyn pague la indemnización solicitada por la doctora argentina, trató de desmontar la versión de la víctima del pinchazo basándose en su suposición de que el accidente no fue tan claro como cuenta la víctima y que fue ella y sólo ella la única responsable.

La demandante, afectada por la presión del juicio, incurrió en varias contradicciones. El abogado tuvo que ser amonestado en una ocasión por el juez del caso, Aaron D. Bernstein, quien rechazó una de las insinuaciones del letrado, diciéndole que "está usted acusando a la demandante".

Una vez concluida la sesión las abogadas de García Prego, Diana Wilder y Susan Karten, acusaron a Friedrnan, el abogado opositor, de "torturar psicológicamente" a su cliente.

El juicio está siendo retransmitido en directo por varias cadenas de televisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de enero de 1990