Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:'POP'

14.400 segundos para la nostalgia,

Allí estaban. Encima del escenario. Todos más viejos, la mayoría más calvos y algunos más barrigones, pero manteniendo un espíritu envidiable. Los Diablos Rojos, Filippo Carletti, Los Relámpagos y Los Pasos fueron grupos pioneros del pop español de los sesenta que, por iniciativa de José Luis Alvarez, se reunieron en Madrid para añorar tiempos felices por una noche.A excepción de Los Pasos, ninguno de los grupos presentó la formación original, pero en Los Relámpagos estaban los hermanos Ignacio (teclados) y Juanjo (guitarra) Sánchez Campins, con su hijo-alumno como segunda guitarra y Fernando, de Los Polaris, a la batería. Los Diablos Rojos actuaron con Guillermo Polo, (batería) y Félix Butragueño (guitarra) junto a Paco Coronel, que fue cantante de Los Vanguard. Con Los Solitarios estaba el guitarrista Tony Reinoso, que formó parte de grupos como Los Jets, Los Flaps y Los Sonor. Y Los Pasos al completo, con Joaquín Torres y Álvaro Nieto (guitarras), Martín Careaga (bajo), Luis Baizán-(batería) y José Luis, Joe, González (teclados). Todos, auténtica historia del pop español.

Recordando los sesenta

Los Diablos Rojos, Filippo Carletti, Los Relámpagos, Los Solitarios y Los Pasos. Sala Jácara. Madrid, 11 de enero.

Entre el público, Ignacio (Los Pekenikes) buscaba a José Barranco (Los Estudiantes), mientras en camerinos Tony (Los Bravos) y Paco Ruiz (Los Tonys) ensayaban el Gloria de Van Morrison junto a Micky para intentar una actuación que acabó en espantá. Sara Montiel permanecía de pie junto a la barra del bar, y algunas mujeres de los músicos buscaban sillas para descansar, al tiempo que tarareabanlas canciones de Fórmula V, Los Pekenikes y Los Sirex, que sonaban entre cada actuación.

Los Diablos Rojos cantaron desde Zapatos de gamuza azul a Stand by me. Filippo Carletti interpretó Buona sera, Et maintenant, Come prima, As tears go by y Marina, antes de acabar gritando: "¡Carrozas, al poder!". Los Relámpagos comenzaron, como en los sesenta, con el clásico Telstar -"después aparecía Mike Ríos y cantaba Popotitos", dijeron- para continuar con Nit de llampecs, el adagio del Concierto de Aranjuez y La danza del fuego, de Manuel de Falla, sin olvidar versiones de los Shadows. Los Solitarios abordaron Louie, Louie y Hang on sloopy, y Los Pasos se decidieron por Tiempos felices, Anouchtka, Ayer tuve un sueño y La motocicleta.

A pesar de que ninguno de los músicos que intervinieron durante la noche continúa en el mundo de la música -a excepción de Filippo Carletti, Joaquín Torres y Álvaro Nieto-, todos demostraron que "quien tuvo, retuvo", especialmente Carletti, Los Relámpagos y Los Pasos. El primero, que grabó los primeros discos de Miguel Ríos en 1962, actuó con sus tres teclados y un batería, con buen sonido, buena voz y agilidad improvisadora. Los Relámpagos, que comenzaron en 1963, mantienen la esencia del sonido instrumental y sus interpretaciones fueron impecables. Los Pasos, que ensayaron sus canciones en dos días, iniciaron su carrera en 1966 y conservan la calidad de sus voces.

Todos cumplieron con dignidad, recordando la música de una generación con la fidelidad que permite el haber sido sus protagonistas. Fueron cuatro horas para la añor anza. Catorce mil cuatrocientos segundos para la nostalgia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de enero de 1990