Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Justicia y libertad

Somos un grupo de españoles que estamos trabajando en Honduras, en el campo de refugiados salvadoreños en Colomoncagua.Hoy, como tantas otras veces, leyendo EL PAÍS Internacional, hemos sentido alarma y, por qué no decirlo, indignación al leer el artículo publicado por ustedes con fecha 18 de noviembre, titulado El Ejército salvadoreño consintió el asesinato de seis jesuitas. En concreto, nos referimos al comentario hecho por el señor Jesús María Rodés, en el que, según sus palabras textuales, "el asesinato de Ellacuría se explicaba porque pertenecía a una organización paramilitar".

El padre Ellacuría, Segundo Montes, al que tuvimos la suerte de conocer en una de las tantas visitas que realizó a este campamento, así como el resto de sacerdotes asesinados demostraron siempre estar al lado del pueblo y les apoyaron de la única forma que podían y sabían, que era denunciando con sus estudios y palabras a los regímenes fascistas y represores que se han ido sucediendo en El Salvador.

Ellos pertenecían al pueblo, a ese pueblo que reclama y grita día a día paz con justicia y libertad.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 1990