Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNA NUEVA EUROPA

Kohl mantiene la invitación a Modrow y pide cambios rápidos en la RDA

JOSÉ M. MARTÍ FONT, El jefe de Gobierno de la República Federal de Alemania (RFA), Helmut Kohl, descartó ayer la posibilidad de presionar a las autoridades de la República Democrática Alemana (RDA) anulando la invitación al primer ministro alemán oriental, Hans Modrow, para que visite Bonn a comienzos de febrero. Kohl, sin embargo, acusó al partido comunista de la RDA de preocuparse tan sólo de su supervivencia política en perjuicio del país, para lo que citó la cifra de 14.000 ciudadanos de la RDA que en lo que va de año han decidido pasarse a la RFA.

"Los alemanes de la RDA quieren ver cambios rápidos y fundamentales", dijo el canciller. "Hay que crear una perspectiva convincente para el futuro político y económico". Kohl indicó ,que siguen saliendo de la RDA más de 1.000 personas al día, "una sangría que hace que el proceso de reforma de la economía sea cada vez más difícil". "No nos interesa que sigan pasándose tantos ciudadanos de la RDA, nuestro objetivo es que tengan perspectivas de futuro en su propio país, dijo el canciller en la primera conferencia de prensa del año.

Kohl, pese a criticar las tácticas electorales del partido comunista alemán oriental (SED-PSD) y pedir una total transparencia y un igual acceso a los medios de comunicación para todas las fuerzas políticas que se presenten a las elecciones, descartó anular la visita que Modrow tiene previsto realizar a Bonn a principios de febrero para devolver la de Kohl a Dresde del pasado 20 de diciembre.

El canciller respondía así a las críticas recibidas desde la oposición socialdemócrata e incluso de sus compañeros de coalición del partido liberal (FDP), cuyo secretario general, el conde Otto Lambdosrf, pidió recientemente que fuera anulada la visita.

Limpieza electoral

Según Kohl, hay que aprovechar la visita de Modrow para insistir en la limpieza de las elecciones y mantener la ayuda económica a la RDA. El canciller quiso matizar que la ayuda a la RDA no está destinada a fortalecer el Gobierno presidido por los comunistas, sino a "beneficiar al pueblo alemán de la RDA". El canciller utilizó uno de los ejemplos más típicos de la actual situación al referirse a la modernización de las comunicaciones en Alemania Oriental, relatando las posibles dificultades que pueden encontrar dos hermanos, "uno en Halle (RDA) y otro en Stuttgart (RFA)", para hablar por teléfono. "Tenemos que arreglar esta situación psicológica", dijo.

Preguntado sobre cuál sería el partido de la RDA con el que la democracia cristiana (CDU) de la RFA pretendía colaborar, el canciller respondió que no se planteaba la colaboración "con un grupo, sino con varios".

Por último, Kohl anunció que a lo largo de este año tenía previsto visitar la URSS para entrevistarse con Mijail Gorbachov, si bien no hay fecha aún e insistió en que "es muy importante que la perestroika tenga éxito".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 1990