UNA NUEVA EUROPA

Gorbachov intenta frenar el separatismo en Lituania

Agencias

AGENCIAS, Mijail Gorbachov, jefe del Estado soviético, inicia hoy su primer viaje a la república báltica de Lituania para intentar encontrar una solución a la autoproclamada independencia de los comunistas lituanos. La visita del dirigente soviético, que ha de rendir cuentas a finales de enero ante el Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), ha lanzado a las calles céntricas de Vilna, la capital de Lituania, a decenas de miles de personas que reclaman la total independencia no tan sólo del partido comunista, sino de la propia república.

"Libertad e independencia para Lituania" era la consigna difundida ayer en ruso, inglés y lituano en gritos y pancartas por las decenas de miles de personas -medio millón, según los organizadores- concentradas en Vilna en vísperas de la llegada de Gorbachov.Oradores espontáneos fueron sucediéndose en un púlpito improvisado frente a la céntrica catedral de Vilna para reafirmar "la voluntad de independencia del pueblo lituano". "Gorbachov, go home with Red Army" ("Vuelve a casa con el Ejército Rojo"), rezaban algunas pancartas que portaban los manifestantes. Éstos habían sido convocados por Sajudis, movimiento nacionalista, lituano, que ha asegurado que las manifestaciones previstas para hoy y mañana en favor de la independencia serán aún más numerosas.

Mijail Gorbachov, que aplazó de ayer a hoy su visita por cuestiones de seguridad, llega a Vilna en busca de un compromiso intermedio entre la decisión de independencia de los comunistas lituanos y el conservadurismo de un comité central cuyos sectores más ortodoxos le acusan de propiciar el desmembramiento de la URSS.

Solución inmediata

El pasado 20 de diciembre, el 20º Congreso del Partido Comunista Lituano (PCL) proclamó su independencia de Moscú. El dirigente soviético intentará en estos tres días de entrevistas encontrar una solución que satisfaga al actual comité central. Éste pretende, como solución inmediata, el aplazamiento hasta el 28º Congreso del PCUS, en el mes de octubre, de la entrada en vigor de los estatutos y programas del PCL independiente, según el número uno lituano, Alguirdas Brazauskas, algo a lo que no se quieren someter los comunistas lituanos.

Según declaró a Efe Eduardas Vilkas, miembro del Comité Central del PCL, "no existe un mecanismo legal para detener la aplicación de las resoluciones del 20º Congreso del PCL, y es problema de Gorbachov y del PCUS cómo adaptarse a nuestra decisión".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

A pesar del conservadurismo del comité central, han aparecido ya ciertos signos de una mayor flexibilidad por parte de los sectores reformistas del PCUS.

Vadim Medvedev, responsable de ideología del partido, encabezó hace pocos días una delegación de 40 miembros del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) que se anticipó a Gorbachov para preparar su visita.

Medvedev se mostró partidario de la descentralización del partido, como algo que puede favorecer a éste.

Cambios radicales

"Las bases deben proponer una serie de transformaciones radicales del partido. Debe crecer sustancialmente la independencia del PCUS en las; repúblicas, de las organizaciones del partido y el papel de cada miembro", declaró Medvedev. El responsable de ideología ha visitado estos días fábricas y a activistas del partido.

Detrás de la cuestión de la independización del IPCL se encuentra el problema mayor: la voluntad de esta república báltica de recuperar su soberanía, perdida en 1940 bajo el dominio en la Unión Soviética de Josif Stalin.

Una de las múltiples pancartas mostraba ayer los nombres de tres dirigentes soviéticos y tres fechas: Lenin, 1920; Stalin, 1939, tachado por una cruz, y Gorbachov, cubierto por un enorme interrogante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 10 de enero de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50