Las sonrisas se hielan con las cuantificaciones

Las diferencias entre las organizaciones sindicales y la Administración han aparecido ya en el proceso de concertación aunque han preferido hablar de "criterios" y no de cifras. Incluso los números que conciernen a temas con mayor posibilidad de consenso, como las pensiones no contributivas y las medidas de protección familiar, se han dejado en manos de grupos de trabajo que volverán a reunirse en las próximas semanas.Aunque el tema de las contabilidades no es el objetivo a fijar en esta fase de negociación, aquellas que competen a los funcionarios han hecho que comiencen a "helarse las sonrisas", tal y como ha reconocido el secretario de acción sindical de Comisiones Obreras, Agustín Moreno.

Más información

Incluso las diferencias en torno a la negociación del salario social terminan siendo un problema de cuentas. Según declaraciones de Matilde Fernández, titular del Ministerio de Asuntos Sociales, "priorizar una forma de prestación social implica reducir el ritmo de inversión en la red de servicios sociales".

La reunión que ambas partes han anunciado para el próximo 17 de enero volverá a tratar la reparación de la deuda social del año pasado para los funcionarios y allí los sindicatos defenderán que tenga carácter universal. Es decir, que todos los empleados públicos sin distinciones vean cubierta la diferencia entre la previsión de inflación que hizo el Gobierno en 1989 (fue del 3% para los colectivos sujetos a impuestos) y el incremento real del IPC (en torno al 7%).

A este respecto, el Gobierno entiende que existen colectivos dentro de las administraciones públicas que el año pasado cerraron un incremento salarial por encima del 7%, y por eso desean negociar la deuda caso por caso.

El ministro para las Administraciones Públicas, Joaquín Almunia, señaló, por su parte, que "en 1989 una gran parte del colectivo de funcionarios ha tenido incrementos salariales debido a deslizamientos, ascensos y otras cuestiones, superiores a las fijadas en los Presupuestos Generales del Estado con carácter general, lo que no ha sucedido en el caso de las pensiones".

Tanto UGT como CC OO consideran que si entonces se llegaron a fijar incrementos superiores al 7% para colectivos como Correos, enseñanza, pilotos, etcétera, fue fruto de la negociación de recalificaciones y titulaciones, y no por compensación del desfase que se ha producido en el IPC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de enero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50