Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indignación entre los padres de los 30 niños heridos en una cabalgata de Reyes

JESÚS ARIAS, Continúa siendo muy grave el estado de Bautista Fernández, de 12 años, uno de los 30 niños heridos por la explosión de un saco con bengalas durante la cabalgata de los Reyes Magos del viernes en Huétor Santillán (Granáda). Al joven Bautista le ha sido amputada una pierna. Familiares de los heridos y vecinos de Huétor Santillán expresaron ayer su indignación por el accidente. Consideran que los niños que acompañaban la cabalgata "no tenían por qué llevar tantos petardos, que juntos son casi como una bomba".

Fuentes del Gobierno Civil y del Ayuntamiento de la localidad granadina, por su parte, explica ron que se trataba de algo "absolutamente accidental".Doce personas, niños en su mayoría, siguen ingresadas en diferentes hospitales de Granada con pronósticos de diversa consideración. El Ayuntamiento de Huétor Santillán, de mayoría socialista, convocó un pleno extraordinario. para la noche de ayer con el accidente como único punto del orden del día.

Bautista Fernández, es el herido más grave, ya que era él quien portaba el saco de bengalas que estalló durante la cabalgata. Otros heridos graves son Marta Martín de 10 años, y Salvador Heredia de nueve, también internado en la UCI.

La explosión, muy violenta, se produjo alrededor de las 20.30 horas. Según el Gobierno Civil, a esa hora, la cabalgata desfilaba por la calle Nueva, de Huétor Santillán, cuando una chispa, "presumiblemente de otra bengala", cayó en el saco que llevaba Bautista Fernández y que contenía entre 50 y 70 bengalas.

El estallido, que se percibió a varios kilómetros del lugar del suceso, alcanzó a gran parte de los niños que participaban en la cabalgata y creó escenas de horror y confusión. La onda expansiva, "bastante considerable", tuvo, según testimonios de los espectadores, un radio de unos 20 metros y se vio amplificada por las reducidas dimensiones de la calle. Un vehículo resultó alcanzado de lleno, por lo que se sospechó en un primer momento que éste hubiera provocado el siniestro.

Según relató Benito Martínez, uno de los compañeros de Bautista, éste repartía las bengalas que llevaba en un saco tras la carroza de los Reyes Magos, acompañado de otros chicos que las encendían. "A mí me ofreció una", dijo, "pero yo ya llevaba y no quise más. Di dos pasos y entonces oí una explosión muy grave y mucho humo".

La corporación municipal de Huétor Santillán convocó para la noche de ayer un pleno extraordinario en el que debatir el suceso. El concejal de Cultura del ayuntamiento, Antonio Molina, señaló que la corporación está "abierta a responder de todas las responsabilidades" que recaigan sobre ella, así como "ayudar a todas las familias de los afectados al 100%". Molina añadió que, no obstante, también ha de abrirse una investigación para determinar la responsabilidad de la empresa pirotécnica contratada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de enero de 1990

Más información

  • Acumulación de petardos en el desfile infantil granadino