El Parlament proclama que Cataluña no renuncia al derecho a la autodeterminación

El acatamiento del actual marco constitucional español no supone la renuncia de Cataluña al derecho de autodeterminación nacional, según acordó ayer el Partament. La propuesta fue adoptada gracias a un acuerdo entre el representante de Esquerra Republicana (ERC), Angel Colom, que la había formulado, y Max Cahner, que, en hombre de Convergencia i Unió (CiU), exigió algunas rectificaciones al texto inicial para darle los votos de su grupo, decisivos para hacerla prosperar. En la defensa de la proposición, Colom y Cahner equipararon la situación de Cataluña a la de los países del Este de Europa que están accediendo a la libertad.

La proclama fue adoptada 24 horas antes de que el Parlament celebre una sesión especial solemne dedicada a conmemorar el décimo aniversario de la aprobación del Estatut. El texto adoptado ayer es una enrevesada y calculadamente ambigua declaración, que a nada compromete, pero que permite una interpretación acorde con el irredentismo de los independentistas. La proposición no de ley fue aprobada en una comisión parlamentaria, pero tiene rango de acuerdo del pleno de la cámara.La aprobación de la propuesta gracias a CIU, que cuenta con mayoría absoluta en el Parlament, se contradice con la rotunda declaración formulada ante la misma Cámara hace un mes por el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, en la que se proclamó dispuesto a hacer todo lo que fuera preciso para favorecer la unidad de España. También se contradice con la actitud adoptada por CiU durante la elaboración de la Constitución, momento en que su representante, Miquel Roca, evitó apoyar las propuestas a favor de la autodeterminación.

El texto aprobado ayer se inicia con la afirmación de que Cataluña constituye una "realidad nacional diferenciada" en el Estado español. El Parlament manifiesta, añade a continuación, "que el acatamiento del marco constitucional vigente, como resultado del proceso de transición política desde la dictadura a la democracia, no significa la renuncia del pueblo catalán al derecho de autodeterminación nacional, tal y como establecen los principios de los organismos internacionales y se deduce del preámbulo del Estatut de 1979".

Similitud con el Este

La proposición finaliza con la afirmación del Parlament de que, como consecuencia de lo anterior, "en el momento en que lo crea oportuno, y a través de las actuaciones previstas en el ordenamiento constitucional, [Cataluña] podrá incrementar las cotas del autogobierno hasta donde crea conveniente y, en general, adecuar la regulación de los derechos nacionales a las circunstancias de cada momento histórico".Colom y Cahner se basaron en la existencia de un "viento de libertad" en los países del Este de Europa, para hacer extensiva a Cataluña la reafirmación del derecho a la autodeterminación. Colom sostuvo que, en tanto que miembros de la Comunidad Europea (CE), los ciudadanos catalanes tienen el mismo derecho a la autodeterminación que los 12 jefes de Estado y de Gobierno de la CE acaban de reconocer a los ciudadanos alemanes.

El dirigente de Convergéncia i Unió Max Cahner argumentó a favor de la propuesta que el rey Juan Carlos "ha dicho hace pocos días que todas las opciones son posibles en el ordenamiento constitucional español, siempre que se lleven a cabo desde las instituciones".

El único voto en contra fue el del grupo socialista. El diputado Lluís García calificó de "equívoco" el texto adoptado.

García destacó también que el rechazo de su grupo se debía sobre todo a que no se debatía una propuesta política concreta, sino la mera proclamación abstracta de un derecho. Agregó que el texto era "una trampa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de diciembre de 1989.

Lo más visto en...

Top 50