Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siguen los problemas en las comunicaciones

Numerosas carreteras de la provincia de Málaga continúan aún cortadas como con secuencia de los destrozos causados por las lluvias. La más importante vía de comunicación de la provincia, la N- 340, que comunica la capita con la Costa del Sol, se abrió ayer parcialmente al tráfico La riada ha levantado parte del firme en la zona del río Guadalhorce, donde sólo era posible circular por dos carriles, hecho que motivó fuertes retenciones de tráfico.El servicio de trenes permanece también cortado entre Málaga y Bobadilla por los daños que los desprendimientos han causado en la vía férrea, que en su acceso a Málaga corre paralela al río Guadalhorce. El tren de cercanías a Fuengirola hace su servicio sólo entre esa ciudad y el aeropuerto.

MÁS INFORMACIÓN

Siguen las tareas de limpieza de las zonas afectadas, en las que participan 2.000 operarios municipales y varios centenares de soldados de unidades que han sido trasladadas de nuevo a Málaga para establecer la normalidad en la ciudad, cubierta en la actualidad por una gruesa capa de barro, palos y basuras que fueron arrastradas por la riada de¡ pasado domingo. [La Cámara de Comercio de Málaga ha evaluado en cien mil millones los daños ocasionados en las empresas, informa Efe.]

Durante la jornada de ayer se trabajaba de nuevo con la preocupación de que durante el día de hoy caigan de nuevo lluvias torrenciales en algunos puntos de la provincia, según las previsiones del servicio de información meteorológica.

Por otro lado,los niños pudieron volver al colegio después de casi dos semanas sin clase. Todos los centros escolares abrieron, excepto 16 colegios de la capital dañados por las inundaciones. La vida ciudadana se vio favorecida al normalizarse el suministro de agua potable a la capital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de noviembre de 1989