Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
HACIA UNA NUEVA EUROPA

La transformación del PCI pilla por sorpresa a sus militantes

La radical transformación que va a sufrir a instancias de su secretario general, Achille Occhetto el Partido Comunista de Itali (PCI) ha tomado por sorpresa sus propios militantes, que aye congestionaron la centralita telefónica de Botteghe Oscure, sed del PCI, a la búsqueda de información y aclaraciones.Un verdadero polvorín ha creado en toda Italia la noticia, lanzada el martes por Occhetto, de que el PCI, primer partido en importancia de esa ideología en Occidente y el segundo en su país, ha decidido transformarse cambiando de nombre y símbolos, para convertirse en una organización completamente nueva.

La decisión de Occhetto encabezaba ayer todas las primera planas de los diarios italianos desplazando incluso a la información sobre los países del bloque del Este, que hasta ahor monopolizaba los titulares. El diario La Repubblica abrió ayer toda página con el título: "Partido comunista, adiós". Y añadía: "El PCI da a luz una nueva fuerza política". Por su parte, Il Corriere de la Sera, también a toda página, titulba: "El PCI deja de ser comunista", mientras que L'Unita, órgano oficial del partido comunista afirmaba: "Un nuevo partido para la izquierda"

Es sintomático a este respecto el comentario de ayer de Il Manifesto, de Luigi Pintor, senador y uno de los fundadores del diario, que aún se apellida comunista. Pintor, de quien decía el fallecido Enrico Berlinguer que es la pluma política más cáustica y magistral del país, escribió: "La muerte del comunismo, como la muerte de Dios, es una de esas fórmulas idiotas que no significan nada, porque los ideales pueden ensombrecerse pero no morir".

Ocurre que los nuevos dirigentes del PCI saben que seguir llamándose comunistas es un arma en manos de sus adversarios para relegarles al gueto sin poder participar plenamente en el juego democrático.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de noviembre de 1989