Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ventaja inicial de Collor en las presidenciales de Brasil

Las encuestas en boca de urna, con preguntas a los electores al salir de la votación, confirman que el populista de derecha Fernado Conor, de 40 años, ganó la primera vuelta de la elección presidencial ayer en Brasil con un 30% de votos. Los candidatos de izquierda, Luis Ignacio Lula, de 44 años, y Leonel Brizola, 67 años, se disputaban el segundo puesto, según los sondeos posteriores a la votación. Excluida la posibilidad de que algún candidato consiga la mayoría absoluta, el presidente de Brasil saldrá de la segunda vuelta electoral.

Los 82.072.718 de brasileños votaron las primeras elecciones presidenciales directas y libres, después de 29 años, el día en que la república cumplió un siglo. Ante la segura realidad de que ninguno de los 21 candidatos va a sacar la mayoría absoluta en las elecciones de ayer, la cita definitiva para saber quien será el próximo presidente de Brasil será el 17 de diciembre, tras la segunda vuelta.A última hora de la noche (madrugada del jueves en España) se mantenía la incertidumbre sobre el contrincante de Collor ,en la segunda vuelta. Los candidatos de izquierda, el senador del Partido de los Trabajadores (PT) Lula, y el populista del Partido Democrático Trabalhista (PDT) Brizola, aparecían empatados a un 17% en una encuesta del instituto IBOPE, contratado por la Red Globo de televisión.

Otros dos institutos de opinión daban ventaja a Lula sobre Brizola. Así, Datafolha, con una muestra de más de 10.000 encuestas en boca de urna, concedía a Lula un 18% de votos y 14% a Brizola. El instituto Vox Populi daba el 19% a Lula y 17% a Brizola. Las encuestas coinciden en que el senador socialdemócrata Mario Covas, 59 años, quedó en cuarta posición con aproximadamente un 10% de votos.

Todos estos datos prodecen de encuestas a posteri y no de computos oficiales, que hasta las 21.00 hora local no habían sido todavía facilitados por el Tribunal Supremo Electoral en Brasilia.

 

Sin incidentes

 

La votación de ayer en Brasil se realizó sin incidentes, circunstancia fue destacada especialmente por el presidente José Sarney, que votó el primero, a las 8.00 de la mañana, en San Luis, la capital de su estado natal Marañón. Después Sarney se dirigió a Brasilia, donde declaró: "Somos la tercera democracia del mundo occidental y al mismo tiempo conseguimos construir una sociedad democrática". Ante el acoso de los periodistas, Sarney confesó que votó por el candidato Aurellano Chaves, del Partido del Frente Liberal (P17L), que es amigo personal y fue ministro de su gabinete.

Brizola, ex-gobemador de Rio voto por la tarde en un colegio próximo a su residencia en la playa de Copacabana. Acudió a la urna acompañado de su esposa, pero la multitud que le esperaba le impidió ir a pie y tuvo que desplazarse en automóvil. Brizola declaró a la Prensa que "es un momento de gran exaltación, pero un momento grave". "No podemos errar y estoy cierto que el pueblo brasileño no erró y retomó el hilo de la historia, está con el hilo de la historia en la mano y no va a soltarlo", dijo. En un mitin improvisado Brizola gritó a los que le rodeaban que las fuerzas del área popular tienen que pensar en unirse. "Tenernos que unirnos todos en tomo de aquél que el pueblo brasileño indique como competidor del conservadurismo autoritario".

El codo a codo entre Brizola y Lula provocó que éstos mantuvieran hasta la víspera electoral el tiroteo verbal. La ley prohibe en Brasil la propaganda electoral 48 horas antes de la elección, pero los candidatos se valen de todos los trucos posibles. Los seguidores del Frente Brasil Popular, que apoya a Lula, esperaban movilizar a 2,5 millones de seguidores para la propaganda en boca de urna. Se trata de convencer, en el último momento, a los electores, y a base de propaganda verbal o entregar papeletas con el modelo de votación.

El electorado brasileño se caracteriza por su baja formación cultural. De los más de 82 millones de votantes un 10 % son analfabetos totales, 30% escriben a duras penas su nombre y 28% no acabó al enseñanza primaria. La nueva Constitución permite el voto a los mayores de 16 años que se inscriban en el registro electoral. Con un electorado de estas características, que en un 70% votaba por primera vez en unas presidenciales, son elevadas las posibilidades de influir a última hora sobre el votante.

 

Cabeza de lista

 

Fuentes próximas a Lula se las prometían muy felices, porque su candidato aparecía en el primer lugar en la papeleta de voto. Lula encabezaba la lista de 22 nombres de candidatos. "Esto supone un millón de votos", comentaron a este periódico. Los lulistas cuentan además con la ayuda de la iglesia. "El 90% de los laicos y las comunidades de base está con nosotros y eso significa una organización distribuida por todo el país". Argumentan las gentes de Lula que "la boca de urna decidió hace un año la elección en la alcaldía de Sâo Paulo a favor de Erundina y ahora ocurrirá lo mismo con Lula".

La víspera electoral Brizola, como otros candidatos, hizo varios recorridos para mostrar su presencia y buscar adhesiones en el último momento. Escogió la zona donde tiene su baluarte electoral en los alrededores de Río de Janeiro. En su paseo por las cercanías de su domicilio, Brizola se acercó a un puesto y compró plátanos. "Esta es la banana Lula. Tiene mucha cáscara y poco contenido. No aconsejo a nadie cornerla", dijo Brizola.

La televisión mostró a lo largo del día de ayer la votación de los candidatos, que aprovecharon para lanzar sus últimos mensajes y manifestar su seguridad en el triunfo. El favorito Collor votó en Maceió, capital del estado nordestino de Alagoas, donde fue gobernador. Collor declaró al votar: "Espero que las urnas confirmen los pronósticos de los sondeos electorales".

Lula votó poco antes de las 11 horas, en una escuela de Sao Bernardo do Campo en el gran Sâo Paulo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de noviembre de 1989

Más información

  • Ningún candidato obtendrá la mayoría absoluta en la primera vuelta electoral