Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca oficial no respeta las recomendaciones del Banco de España para restringir el crédito

El Banco de España corrigió al alza la tasa de crecimiento del crédito interno a empresas y particulares correspondiente al mes de septiembre, desde el 7,3% que se fijó provisionalmente hace un mes al 18% en que finalmente aumentó, según los datos facilitados ayer por el banco emisor. La banca oficial parece estar detrás de esta fuerte revisión del aumento del crédito. Las cifras provisionales correspondientes al mes de octubre muestran una desaceleración de la cantidad de dinero en circulación, con un aumento del 3,4%, y del crédito, que se coloca en el 5,1%

Las cifras definitivas de crecimiento de la cantidad de dinero en circulación y del crédito al sector privado de la economía del mes de septiembre suponen un cierto jarro de agua fría respecto a las estimaciones de las autoridades económicas de cumplimierto de las recomendaciones; de reducción del crédito durante el segundo semestre del año. Las explicaciones que se dan en fuentes cercanas al Banco de España cifran la fuerte desviación entre los datos provisionales y los definitivos en el papel jugado en ese mes por el crédito oficial y las cooperativas de crédito, que siguieron aurrentando de forma importante el volumen de préstamos concedidos.Las cifras provisionales se elaboran a partir de los avances de bancos y cajas de ahorro y con una previsión sobre lo que hace el resto del sistema financiero, cuyos datos finales se conocen con la recepción de los balances mensuales, que llegan con un mes de retraso. No son todos los bancos oficiales los que presentan unas cifras de crecimiento fuera de lo considerado como normal, según las recomendaciones del Banco de España. El Banco de Crédito Agrícola, y el Hipotecario pueden ser los que más se han desviado de la zona central de crecimiento.

El ajuste del aumento del crédito al sector privado ha ido acompañado también de una revisión al alza de la cantidad de dinero en circulación en ese mes que, según los datos definitivos, fue del 10,4%.

Menos crecimiento

Todas estas cifras, sin embargo, no oscurecen el hecho de que, con los datos provisionales del mes de octubre, se mantiene la desaceleración en el ritmo de crecimiento de las magnitudes monetarias desde que entraron en vigor las medidas restrictivas del mes de julio. En octubre, los activos líquidos en manos del público (ALP) calculados con los factores de corrección correspondientes a la inclusión de las cesiones de créditos y a la alteración que ha sufrido el calendario impositivo, crecieron el 3,4% en tasa intermensual elevada a anual, frente al 10,4% en que lo hicieron el mes anterior. El crecimiento acumulado en lo que va de año es del 12,3%, tres puntos por encima de la previsión máxima inicial, pero que tiende a crecer de forma mucho más lenta en los últimos meses y que permite pensar que al cierre del ejercicio los datos acaben más cerca del objetivo. La desaceleración ha sido de cinco puntos desde enero y de más de 2,5 puntos desde las medidas de julio.

Incluso en la evolución del crédito al sector privado de la economía (empresas y particulares) la evolución es similar a pesar de las cifras revisadas de septiembre. El año empezó con tasas superiores al 28% de incremento para moderarse lentamente hasta mayo, cuando se colocó el crecimiento acumulado ligeramente por debajo del 20%. Pero a partir de ese mes se produjo una nueva aceleración en las cifras de crédito concedidas hasta alcanzar el 22% acumulado en junio y julio, lo que obligó a la adopción de las medidas de restricción cuantitativa del volumen de préstamos concedidos por bancos y cajas.

Títulos públicos

La caída de los créditos puede deberse, además, a la utilización masiva de los excedentes de tesorería de las empresas que parecen haber renunciado a solicitar préstamos ante el anuncio de las restricciones.

A partir de ese mes, la tendencia decreciente ha vuelto a producirse y en la actualidad el crecimiento acumulado se coloca en el 17,9% sobre diciembre.

Los títulos del Estado en manos del público siguen siendo el componente más dinámico de los activos líquidos, aunque su crecimiento en octubre, 127.000 millones de pesetas, está muy por debajo del registrado en los dos meses anteriores, en los que aumentaron en 302.000 y 276.000 millones de pesetas respectivamente. Las letras del Tesoro siguen siendo el activo más solicitado, al tiempo que se mantiene una cierta reducción del volumen de pagarés del Tesoro y de cesiones de deuda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de noviembre de 1989

Más información

  • Las cifras de octubre muestran una nueva desaceleración del crecimiento de la cantidad de dinero