Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El administrador surafricano en Namibia y la ONU dicen que la calma es total en el país

La Administración de Namibia y los funcionarios de las Naciones Unidas en Namibia reaccionaron ayer con rapidez para reducir la tensión creada por las alegaciones de Suráfrica de que las fuerzas guerrilleras de la Organización Popular de África Occidental(SWAPO) habían invadido el territorio de Namibia desde Angola.

A pesar de ello, ninguna de las dos partes pudieron clarificar la confusión creada en torno a la fuente de donde surgió la noticia, citada por el ministro de Asuntos Exteriores surafricano, Roelof Botha, en Pretoria.Fred Eckhard, portavoz de la task force de la ONU en Namibia (UNTAG), dijo que "el territorio está excepcionalmente en calma", mientras el administrador general surafricano, Louis Pienaar, comentó que "la situación general es de calma y no hay razón seria para preocuparse".

El ministro Botha declaró que 600 soldados de la SWAPO habían entrado en Ovambo, al norte de Namibia, durante la semana pasada y todavía continúan entrando. Las fuerzas surafricanas en el enclave de Walvis Bay y en lo que queda del campo de Oshivello, en el norte, han sido puestas en estado de alerta. Según un portavoz de la administración de Namibia, las tropas de Pretoria todavía se mantienen en guardia. El portavoz de la SWAPO, Hidipo Hamutenya, dijo en conferencia de prensa que no era cierto que las tropas de su organización hubiesen cruzado la frontera de Angola y entrado en Namibia. "No hay ninguna prueba en absoluto de que éso haya ocurrido". Añadió que todos los jefes de la organización están en Namibia tomando parte en la campaña electoral.

Aunque las informaciones procedentes de Suráfrica produjeron una alarma inicial en los círculos oficiales, la situación en Windhoek permanecía en calma.

Funcionarios de la administración y de la policía admitieron no ser conscientes de la infiltración de la SWAPO. En Pretoria, el ministro Botha no contactó con el Gobierno de Windhoek antes de anunciar en conferencia de prensa la supuesta acción por tropas de la organización.

Funcionarios del UNTAG, junto con la comisión conjunta integrada por representantes de varias naciones para asegurar que no se produzcan violaciones del alto el fuego en la frontera, están investigando las informaciones surafricanas sobre la SWAPO. Fuentes diplomáticas afirman que, hasta ahora, el Gobierno de Pretoria no ha facilitado pruebas convincentes de que tuviese razón para acusar a la organización independentista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de noviembre de 1989

Más información

  • La SWAPO desmiente que sus tropas hayan entrado en el territorio