Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TERRORISMO INFORMÁTICO

Un parásito voraz y agresivo

Un virus informático es simplemente un programa -una serie de órdenes codificadas- que parasita un ordenador. Su principal característica es su capacidad para replicarse a sí mismo y, en consecuencia, difundirse si el medio le es propicio.

El nombre le viene de su similitud con los virus biológicos, unos paquetes de información genética capaces de parasitar seres vivos.

El virus Viernes 13, causante de la alerta actual, tiene en común con los demás virus su capacidad de replicarse, y su característica específica es la de atacar y borrar los ficheros ejecutables cuando el reloj del sistema que parasita se sitúa en viernes y 13. Una vez que se ha introducido en un ordenador personal, sitúa una copia en la cabeza de la extensión COM y otra en la cola EXE. Esta última tiene la característica de replicarse cada vez que se ejecuta. Cada réplica supone una ocupación de 1.808 bytes -el total de información que acumula el virus-, que sustrae a otros usos.

Así, sin llegar a activarse, el agente patógeno puede crear graves problemas al ocupar grandes espacios de memoria. En este estadio larvario reduce la velocidad del sistema.

Cuando se pone en marcha algún programa en viernes y 13 -ningún otro día ni posterior ni anterior, al menos en la forma que ha llegado a España-, el virus liquida literalmente todos los ficheros ejecutables.

Ése es el momento en que más daño causa el virus. El ataque se puede evitar simplemente no conectando el ordenador el viernes 13, aunque, para más tranquilidad, lo aconsejable es acabar con él mediante el programa-antídoto, de 75.000 bytes, de José Luis Mancho, según explicó a este diario Ramón Fornós, director de la base de datos de A-Soft, que la asociación de empresas del sector distribuye sin cargo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de octubre de 1989