El Dalai Lama, Nobel de la Paz por su lucha no violenta por la independencia tibetana

Tenzin Gyatso, líder religioso y político tibetano, más conocido como Dalai Lama, fue distinguido con el Premio Nobel de la Paz correspondiente a este año por el comité Nobel del Parlamento noruego. La decisión, hecha pública en la mañana de ayer en Oslo, está fundada, entre otros moltivos, en el hecho de que el galardonado, "en su lucha por la liberación de Tíbet, se ha opuesto consecuentemente al uso de la violencia y ha propiciado soluciones basadas en la tolerancia y el respeto mutuo, con el objetivo de preservar la herencia histórica y cultural de su pueblo".

La decisión del comité Nobel no fue una sorpresa, ya que el nombre del Dalai Lama había sido señalado en las especulaciones previas entre los posibles candidatos a la obtención del premio. La represión desatada el pasado mes de junio en China favoreció sin duda su candidatura. La elección ha sido interpretada como un respaldo indirecto a quienes fueron reprimidos por exigir un proceso de reformas políticas y económicas al régimen de Pekín. De haber llegado en el plazo reglamentario las propuestas de candidatos disidentes chinos, seguramente alguno de ellos hubiera sido el elegido.Así lo ha interpretado el Gobierno de Pekín, que, apenas conocido el nombre del galardonado, se apresuró a protestar por vía del embajador de dicho país en Oslo, Wang Guisheng, quien señaló que "adjudicar el premio de la paz al Dalai Lama es una descarada intromisión en los asuntos internos del pueblo chino". Añadió que "el Tíbet ha sido desde tiempos inmemoriales territorio de China, y, por tanto, sus asuntos competen total y exclusivamente a este país". El representante chino dijo también que "el Dalai Lama no sólo es un líder religioso, sino una figura política cuyos trabajos están dirigidos a dividir y socavar la unidad nacional" de China.En una primera declaración después de la concesión del premio, el Dalai Lama acusó en Newport Beach (Californaia, EE UU) a China "de tratar de aplastar sistemáticamente la identidad espiritual y nacional del -pueblo tibetano".

No violencia

No todas las opiniones respecto a la decisión del comité Nobel fueron coincidentes con la del embajador chino. El ministro noruego de Defensa, Thorvald Stoltenberg, dijo que la designación, "es un fuerte apoyo al mensaje de no violencia del Dalai Lama".

A la pregunta de por qué el Gobierno noruego había declinado recibirle durante su visita al país el año pasado, señaló que "existe una gran diferencia entre el comité Nobel y el Gobierno noruego". La designación fue recibida de forma muy positiva en diversos sectores noruegos. El profesor Goran Malmqvist miembro de la Academia sueca y sinólogo, dijo que era un hecho positivo. Señaló que conoció al Dalai Lama durante la primera visita de éste a Suecia en 1973.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 05 de octubre de 1989.

Lo más visto en...

Top 50