Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVA CRISIS EN EL CANAL

Tropas leales a Noriega abortan un golpe de Estado

Tropas leales al hombre fuerte de Panamá, el general Manuel Antonio Noriega, abortaron en la tarde de ayer, después de disparar- con lanzagranadas y morteros contra el cuartel general de las Fuerzas de Defensa, un intento de golpe de Estado protagonizado durante siete horas por la unidad de elite protectora de ese cuartel, el Batallón Urracá, integrada por mandos medios, que se rindió siete horas más tarde. Las autoridades, encabezadas por Noriega, que apareció desarmado y sonriente horas después de frustrada la intentona, decretaron un toque de queda entre las ocho de la tarde y las cinco de la madrugada, hora local.

"Todo está bajo control", declaró el portavoz de las Fuerzas de Defensa y leal a Noriega, mayor Edgardo López, aunque reconoció que "hubo muertos y heridos", sin especificar su número. Dijo también que 60 rebeldes fueron detenidos, entre ellos cinco oficiales, mientras que otros dos, que no identificó, se refugiaron en la base norteamericana de Clayton.El general Noriega, que no había aparecido públicamente durante las siete horas que duró la refriega, apareció más tarde por televisión, para declarar lacónicamente que "este incidente corresponde a la permamente agresión y penetración de las fuerzas de Estados Unidos en nuestro país". Noriega saludó sonriente a los periodistas que fueron invitados a visitar el cuartel general tras la rendición de los sublevados, pero no formuló más declaraciones. La oficinas que ocupa Noriega en el cuartel mostraban claros impactos de bala.

El intento de golpe de Estado, el segundo que enfrenta y sofoca Noriega en dos años, comenzó a las 7.00 hora local (13.00 horas en España peninsular) cuando un grupo de capitanes y mayores de las Fuerzas de Defensa, integrados en el Batallón Urracá, secundados por sus tropas, se sublevaron en el interior del Cuartel General de las Fuerzas de Defensa, y declararon a través de la cadena de radio Exitosa, que posteriormente fue silenciada, que el general Noriega había sido jubilado, al igual que más de una decena de oficiales de su Estado Mayor.

En un comunicado firmado por el mayor Moisés Chiroldi, jefe del Batallón Urracá, se anunciaba que los golpistas celebrarían a la mayor brevedad elecciones generales, con la mediación de la Organización de Estados Americanos (OEA). "Este movimiento es netamente castrense, sin politiquería y sin intervención de las Fuerzas Armadas estadounidenses", afirma el comunicado leído por los sublevados, quienes afirmaron reconocer al actual Gobierno provisional que preside Francisco Rodríguez, que ayer tarde intervino ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York para afirmar que el golpe había fracasado.

A las 13.20 horas, en una cadena nacional de radio y televisión, un portavoz de Noriega sostuvo que "el golpe fue gestado para entregar la patria a los enemigos".

El portavoz Edgardo López, dijo a esa hora que "el general Noriega mantiene el control de las Fuerzas de Defensa" y señaló que la declaración de los rebeldes "carece de todo contenido oficial" y la calificó de "exabrupto desesperado para desinformar y sembrar confusión y particularmente para entregar la patria a los enemigos internos y externos y regresar a los tiempos del colonialismo estadounidense".

"Ese pedazo de papel, ignomi nioso, no tiene ningún valor" dijo el portavoz militar. Lo que tiene valor es la actitud leal a la patria y el comandante jefe de la inmensa mayoría de los miembros de las Fuerzas de Defensa, que se mantienen firmes y leales al general Manuel Antonio Noriega".

Confusión

El intento de golpe de Estado que hasta la media tarde de ayer (noche en España) no quedó definido, se inició a las 7 de la ma ñana, hora local, y las refriega continuaron hasta las 9.30 horas Después de varias horas de con fusión, a las 12.30 se inició el rescate del cuartel por parte de las tropas leales al general Noriega. Según testigos, al menos una decena de personas resultaron heridas, entre ellas el teniente general leal Nivaldo Madriñan, que recibió un impacto de bala en el hombro pero está fuera de peligro.

El populoso barrio de El Chorrillo, fronterizo con el área del Canal de Panamá, donde Estados Unidos tiene estacionados 13.000 soldados y 11 instalaciones militares, fue evacuado poco a poco para evitar víctimas entre la población civil. Según testigos presenciales, al menos cinco ambulancias salieron del área del cuartel general, transportando heridos hacia hospitales de la capital. Pequeños grupos de opositores civiles salieron a las calles para respaldar la intentona militar, pero fueron dispersados.

El 16 de marzo de 1988 al menos 20 oficiales, comandados por el coronel Leonidas Macías, realizaron un frustrado golpe de Estado contra Norlega. En aquella época quienes sofocaron la represión fueron precisamente los integrantes del Batallón Urracá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de octubre de 1989

Más información

  • Un grupo de mandos intermedios tomó el cuartel general del Ejército y "destituyó" a toda la cúpula del Alto Estado Mayor