Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA PRECAMPAÑA ELECTORAL

El PSOE, dispuesto a incluir en su programa la reducción del servicio militar en tres meses

El PSOE estudia la inclusión en su programa electoral de una propuesta de reducción del servicio militar consistente en acortar en una cuarta parte, en torno a tres meses, su duración actual de un año. La medida se aplicaría de forma gradual a lo largo de la próxima legislatura y siempre que se dieran determinadas condiciones: el mantenimiento del actual clima de distensión mundial y el incremento del número de voluntarios.

El proyecto ha sido discutido con suma discreción entre el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, y el ministro de Defensa, Narcís Serra. Todavía ayer, expertos del PSOE en la materia no estaban al tanto del resultado de las discusiones. Un cercano colaborador de Serra declaraba a este diario, hace sólo una semana, que el departamento aboga por una "modernización" del servicio militar, pero que, aunque no se descartaba su acortamiento, éste "no sería significativo".Finalmente, el PSOE se ha inclinado por apurar al máximo las posibilidades de reducción de la mili, teniendo en cuenta la evolución previsible de las Fuerzas Armadas, para hacer frente a la cascada de ofertas formuladas por la oposición. La fórmula que se baraja, a falta de su aprobación definitiva por la dirección del partido, es reducir en tres meses el servicio militar, que actualmente dura un año.

Esta medida se aplicaría de modo gradual a lo largo de la próxima legislatura y con ciertas cautelas. La primera es que se mantenga el actual clima de distensión mundial y se llegue a un acuerdo de reducción del armamento convencional en Europa en las conversaciones de Viena. Los acuerdos de coordinación con la OTAN, que definirán la contribución militar española a la defensa aliada, y el nuevo Plan Estratégico Conjunto (PEC), que se espera esté aprobado para mediados del próximo año, deberán hacerse eco de este clima de distensión y desencadenar un proceso de "redimensionamiento " de las Fuerzas Armadas, en el que se inscribiría el acortamiento del servicio en filas.

La menor duración de la mili estaría condicionada también a un incremento de la cifra de voluntarios especiales, cuyo compromiso militar oscila entre 18 y 36 meses. Defensa puso en marcha el voluntariado especial en 1986, con la idea de reclutar a 40.000 soldados en el plazo de tres años. Los cálculos más fiables aseguran que el número de reclutados por este método ronda actualmente los 20.000 hombres y que el sistema no ha funcionado en el Ejército de Tierra, donde resulta más necesario.

Incremento de retribuciones

El Ministerio espera que el reciente incremento en las retribuciones de los voluntarios especiales (que cobrarán entre 735.904 y 866.668 pesetas a partir del segundo año de compromiso), así como las oportunidad de realizar cursos de formación profesional y de convertirse en militares de empleo, sirvan como acicate para los potenciales aspirantes.

La reducción del servicio militar en tres meses resulta sumamente problemática ya que, de haberse aplicado este año, hubiera producido un déficit de más de 80.000 soldados. Para suplirlo, hubieran sido necesarios 20.000 voluntarios especiales más, con el compromiso temporal máximo: 36 meses. El problema se agravará en los próximos años, cuando empiece a hacerse patente la caída de la natalidad. Los 335.000 varones con 18 años de edad que hay actualmente son la cantidad mínima necesaria para cubrir las necesidades del modelo vigente de Ejército y por ello no se producen ya excedentes de cupo. Dentro de ocho años, el número de jóvenes en edad de realizar la mili caerá por debajo de los 300.000.

La salida para este problema consistiría en reformar la ley del Servicio Militar de 1984, lo que hace poco descartaba Defensa, fijando la duración de la mili entre nueve y 12 meses, para que el Gobierno pueda jugar con ese margen e incluso mantener la duración actual el tiempo necesario para adecuar las Fuerzas Armadas a la reducción. De hecho, la ley vigente fijó en 12 meses la duración del servicio en filas, pero permitió al Gobierno, mediante una disposición transitoria, alargar hasta 15 meses este periodo, durante cinco años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de septiembre de 1989

Más información

  • La medida se aplicaría de forma gradual y con ciertas condiciones