SANIDAD

Los fabricantes de la AZT rebajan en un 20% el precio del medicamento contra el SIDA

Los laboratorios británicos Burroughs WeIlcome Co., fabricantes del único medicamento aprobado por el Gobierno de Estados Unidos para el tratamiento de los enfermos con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), han decidido reducir en un 20% el precio de la medicina, según anunció el lunes un portavoz de la compañía. La decisión se ha tomado como respuesta a las protestas cada vez más extendidas en contra del precio, considerado prohibitivo para la gran mayoría de los pacientes del síndrome. Cada cápsula del producto costará a partir de ahora 1,20 dólares (unas 150 pesetas) en lugar de los 1,50 que valía antes."Estamos realmente preocupados por las necesidades de los pacientes y el deseo de la comunidad médica de reducir el precio", señaló el portavoz. La AZT o acidotirnidina tiene la virtud de prolongar la vida de los enfermos Infectados por el virus del SIDA aí retardar su multiplicación en las células. La AZT es una de las drogas más caras del mercado y se distribuye en más de: 60 países, donde se administra a unos 20.000 enfermos.

Los pacientes de SIDA en estado avanzado pagan casi un millón de pesetas anuales por dosis diarias de 12 cápsulas de zidovudina, o AZT, que con el nuevo precio les costará un 20% menos, cantidad considerada todavía elevada por representantes de esos grupos.

El mes pasado, unos investigadores informaron que podrán beneficiarse del AZT unas 600.000 personas de entre un millón o 1,5 millones de norteamericanos que están infectados con el virus del SIDA.

Dentro de esa cifra se cuentan miles de individuos con el SIDA en su primera fase, que no muestran señales de la enfermedad.

El secretario de Salud y Servicios Humanos, Luis W. Sullivan, se ha felicitado por el anuncio y ha declarado que reducirá el coste del tratamiento con AZT. El republicano Heriry A. Waxman, que preside el subcomité de la Cámara de Representantes sobre Energía, y Comercio y que presionó a la compañía para que redujera sus precios, ha calificado el anuncio de "un buen primer paso", al tiempo que sefialó que el coste de cada cápsula es claramente mucho más bajo.

Mark Harrington, miembro del comité anti-Sida de Nueva York, que ha participado en la campaña para la reducción del precio del AZT, dijo que la noticia era una muestra de que la compañía se había lucrado durante todo este tiempo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS