Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dianas del Ejército español fueron utilizadas en el campo de tiro ilegal de Paterna

Dianas oficiales del Ejército de Tierra fueron utilizadas en el campo de tiro ilegal descubierto en el término municipal de Paterna (Valencia), en la finca Mandor, propiedad de Enrique Trénor Lamo de Espinosa, conde de La Vallesa. Dos dianas oficiales del Ejército de Tierra, en cada una de las cuales figura el pie de imprenta que acredita este origen, fueron localizadas ayer por la mañana por redactores de EL PAÍS en una vaguada de la finca Mandor, propiedad del conde de La Vallesa, cerca de la urbanización El Plantío, en el término municipal de Paterna. La policía mantiene abierta una investigación sobre esta zona.

Cerca de estas dos dianas fueron localizados otros dos blancos, también abandonados acribillados por numerosos impactos de bala. Incrustrados en un terraplén se distinguían los trazos de los proyectiles, localizándose incluso la punta de plomo de uno de ellos,Expertos de balística consultados por EL PAÍS aseguraron que esa punta de plomo corresponde, con casi absoluta precisión, a una bala del calibre 38, posiblemente disparada por un revólver. Este tipo de proyectil es utilizado habitualmente por guardas jurados, policías nacionales o guardas locales.

Las dianas oficiales del Ejército son exclusivamente utilizadas por los militares, ya que la policía o los particulares usan otras de características diferentes, según aseguraron ayer portavoces de la Jefatura Superior de Policía de Valencia y ratificaron medios vinculados al Ejército, que expresaron su sorpresa por el hallazgo.

En los alrededores del lugar donde se encontraban las citadas dianas se podían ver gran número de latas de refresco -algunos de ellas agujereadas por las balas-, vasos de plástico y papeles de plata. Estos desperdicios corroboran la versión facilitada a este diario por el encargado de la finca, según la cual las prácticas de tiro se efectuaban "en un entorno festivo" y era una ocasión para celebrar algun ágape.

El encargado de la finca, Bartolomé Soriano, se ratificó ayer en esta versión. Aseguré, sin embargo, que las prácticas se habían efectuado en una sola ocasión, en invierno, y que en ella participaron príncipalmente policías municipales de Paterna adscritos al puesto de La Cañada. Recalcó, sin embargo, que entre los reunidos se encontraban otras personas a las que no conocía personalmente, por lo que no puede descartarse que algunos de ellos fueran extranjeros.

Desperfectos

Añadió el encargado de la finca que esta práctica coincidió con una visita del dueño de la finca al lugar, con intención de conocer los desperfectos ocasionados por una helada en los frutales. El conde de La Vallesa departió, según esta versión, con los tiradores.

El capataz, a pesar de estas explicaciones, se mostró indignado por la presencia de los periodistas en el lugar. Les reclamó el carrete de fotografía, los datos personales de los redactores y anunció que pondría los hechos en conocimiento de la Guardia Civil, ya que habían entrado sin su permiso en una propiedad privada. Los caminos adyacentes al lugar estaban controlados y cerrados por otros empleados de la finca.

Las prácticas de tiro ¡legal efectuadas por miembros de los cuerpos de seguridad en la finca de Mandor eran desconocidas por los responsables de la policía municipal de Paterna y por el jefe superior de Policía de Valencia, reiteradamente consultados por este periódico.

La policía prosigue sus investigaciones para localizar el campo de entrenamiento utilizado por los mercenarios al servicio del narcotráfico de Colombia. Esta finca, junto con otras tres, está siendo investigada por la Jefatura Superior de Policía de Valencia como consecuencia del reportaje publicado el pasado viernes por un semanario, en el que se aseguraba que la citada propiedad había servido de campo de entrenamíento a los mercenarios al servicio de los narcotraficantes del cártel de Medellín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de septiembre de 1989

Más información

  • La policía prosigue la investigación sobre los mercenarios del narcotrárico