Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caballos que votan PSOE

Lala Lasunción es la encargada de responder a las cuestiones de la peste equina en nombre del Gobierno autónomo andaluz. Ella asistió en nombre de la Junta a la conferencia de prensa en la que se confirmó la existencia de un nuevo brote.Miguel Manaute, consejero de Agricultura, se encontraba esos días de vacaciones en su pueblo, El Arahal. José Rodríguez de la Borbolla, presidente de la Junta de Andalucía, ha tenido también la habilidad de quedarse en un segundo plano en todo lo referente a la peste equina, y nadie recuerda una intervención suya en algo concerniente a esta epidemia que tanto daño ha hecho en Andalucía hasta el pasado miércoles en el pleno del Parlamento andaluz.

MÁS INFORMACIÓN

"Las vacunas que llegaron de Suráfrica tras estar varios días perdidas, hay quien dice que no en Londres sino en Moscú, estuvieron tres días más sin poder administrarse porque no se facilitó el disolvente necesario, que no es otra cosa que agua destilada que se compra en las farmacias en garrafas".

Vacunas ineficaces

La Junta de Andalucía, a pesar de las denuncias de los veterinarios, no ha investigado si las vacunas que estuvieron perdidas y luego retenidas en Sevilla son efectivas. "Lo cierto", asegura Domínguez, "es que se han muerto caballos de peste 18 días después de haber sido vacunados".

Los ganaderos critican también el criterio con que se aplican las vacunas: "Se vacunan caballos que ya están infectados, por lo que la sustancia no sirve para nada, porque los animales al final mueren". Lala Lasunción también acordó que las yeguas preñadas no se vacunaran porque abortaban. "¡Qué más da que aborten, si se mueren igual!", asegura Gonzalo Argueso, importador y ganadero de caballos.

La Junta no ha realizado, o al menos no ha hecho público, ningún informe sobre las causas que determinaron este segundo brote en Andalucía. El informe realizado por veterinarios especializados sostiene que las muertes de caballos nunca dejaron de producirse en estos meses, que la peste llegó a las Marismas y allí dejó de controlarse, y que más tarde se extendió con el Rocío.

Los especialistas señalan que la única medida para que la peste sea erradicada es la inmovilización total de los caballos en Andalucía y la vacunación en toda España y que la Junta no se precipite de nuevo en dar por solucionado el problema.

"Aunque si el control que hace la Junta es como el que el otro día hicieron a un camión de caballos, todo seguirá igual", asegura un ganadero. "El camión, después de pasar dos puestos de control sin que nadie lo parara, llegó a un tercero. Allí le preguntaron al conductor qué llevaba. Éste respondió que avena y paja. Le dejaron marchar sin comprobar si lo que decía era cierto". A pesar de todo ello, Miguel Manaute, satisfecho de su gestión en lo concerniente a la peste equina, ha declarado públicamente: "Si los caballos votaran, votarían socialista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de septiembre de 1989