Duras acusaciones entre las agencias que trasladaron a Palma a 1.000 italianos

La empresa italiana Ciesse Tour- Interturismo afirma, en una carta enviada a diversos organismos y entidades de Mallorca, que fue la agencia española Ola-Sol la culpable de que 1.000 turistas italianos se sintiesen estafados al no cumplirse las condiciones fijadas en el contrato de sus vacaciones.Los responsables de la agencia italiana denuncian "graves irregularidades" cometidas por Ola-Sol y abusos de la policía local, quienes, según Ciesse Tour, "privaron del pasaporte a uno de nuestros representantes". Ola-Sol, por su parte, ofreció ayer a EL PAÍS una versión totalmente distinta de los hechos. "Simplemente", dijo Frascesco Solaro, adjunto a la dírección de la agencia de viajes mallorquina, "Ciesse Tour no realizó el prepago de 600 millones de liras [unos 50 millones de pesetas] estipulados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de agosto de 1989.

Lo más visto en...

Top 50