Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cadena humana de 600 kilómetros en el Báltico contra el pacto Hitler-Stalin

Centenares de miles de habitantes de las repúblicas soviéticas del Báltico (Estonia, Lituania y Letonia) formaron ayer una gigantesca cadería humana para protestar contra la vigencia, 50 años más tarde de su firma, del pacto entre Hitler y Stalin que, el 23 de agosto de 1939, entregó a la URSS estos tres Estados, en los que ha germinado un fuerte fermento independentista.Vilna (capital de Lituania), Riga (Letonia) y Tallin (Estonia) quedaron unidas,, a lo largo de unos 600 kilómetros, en una impresionante cadena que, según algunos de los participantes, reunió a más de un millón de personas que exhibían banderas y pancartas nacionalistas y exigían independencia.

A las siete de la tarde, en la frontera entre Estonia y Letonia, los presidentes de los respectivos frentes populares, Edgar Savisaar y Dainis Ivans, se encontraron y presidieron un simbólico funeral bajo una gran cruz negra. Un encuentro similar se produjo en el límite entre Letonla y Lituania.El acuerdo germario-soviético, conocido como Pacto Molotov-Ribbentrop (por los ministros de Exteriores de ambos países), fue ayer atacado no sólo en las repúblicas bálticas, sino también en Moldavia (que pasó de manos rumarías a soviéticas al aplicarse el compromiso) y en el exterior de la URSS, como en Polonia, donde se produjo una explícita condena en el Parlamento.

Página 3 Editorial en la página 8

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de agosto de 1989