Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Christian Barnard

La estrella frente al maestro

El paso de Christian Bamard por los cursos de verano de El Escorial ha sido polémico y fugaz. El célebre cirujano surafricano, autor del primer trasplante de corazón realizado en un hombre, abandonó Madrid cinco días antes de lo previsto, aduciendo que su esposa se aburría. Los asistentes al curso Avances en el trasplante cardiaco están convencidos, en cambio, de que la huida de Barnard se debe a la presencia en El Escorial de Norman Shumway, el estadounidense que en 1960 ideó la técnica del trasplante cardiaco y que está considerado como el número uno por sus compañeros de profesión.Durante su intervención, Barnard hizo continuas alusiones al trabajo de Shumway y manifestó su nerviosismo "por la presencia de éste" . El encuentro de los dos cirujanos fue histórico para todos los asistentes, conocedores de la larga rivalidad que mantienen. Ambos se negaron a acudir juntos ante los medios de comunicación. El conflicto se resolvió convocando dos conferencias de prensa sucesivas en las que se puso de manifiesto cuál es la raíz del enfrentamiento entre la estrella y el inventor del trasplante.

Barnard, que acudió a El Escorial acompañado de su nueva esposa pero sin el hijo de ambos, hizo esperar a los periodistas en su afán por cobrar lo más rápidamente posible el cheque con que la Universidad ha premiado su presencia. Con aspecto envejecido para sus 67 años, y signos evidentes en las manos de la artritis que padece, manifestó que su atracción por las mujeres de poca edad se debe a que "la juventud está más cerca de la normalidad, y la normalidad es bella. Por eso las jóvenes son bellas".

Shumway, de 66 años, dedicó el tiempo libre a jugar al golf, y sobre Barnard afirmó: "Le conozco desde 1957, vende cosméticos, retirados ya del mercado, y trabaja en televisión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de agosto de 1989