Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Rubio' convierte su entrega a la justicia un acto de apoyo al independentismo canario

ANTONIO G. GONZÁLEZ, Angel Cabrera Batista, el Rubio, acusado de los homicidios, en 1976, del industrial tabaquero canario Eufemiano Fuentes y del inspector de policía Manuel Rey Mariño, se entregó el pasado domingo a la justicia en Las Palmas, después de 13 años en paradero desconocido. Cabrera convirtió su entrega en un acto de apoyo al independentismo canario y nada más entrar ayer en los calabozos de la Audiencia Provincial de Las Palmas prorrumpió en gritos como "¡Aquí no hay democracia ni libertad, sólo hay colonialismo!", además de comparar su situación con la de Nelson Mandela.

La Audiencia Provincial decretó ayer su ingreso en la prisión de Salto del Negro, en Las Palmas, precisamente donde el fugitivo había exigido ser ingresado inmediatamente.Fuentes próximas a Cabrera aseguraron a EL PAÍS que los motivos de su entrega son específicamente políticos y que, en concreto, forman parte de una campaña organizada por diversos grupos independentistas canarios.

El detenido, cuya actuación delictiva fue reivindicada, en un principio, por el Movimiento para la Autodeterminación y la Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC) que lideraba desde Argel el abogado tinerfeño Antonio Cubillo, se mostró visiblemente nervioso durante la jornada de ayer, "a pesar de ser un hombre eminentemente frío y cerebral", señalaron las mismas fuentes.

Cabrera pasó la noche del domingo en los calabozos de una comisaría de la capital grancanaria, a donde fue trasladado desde el juzgado de guardia en el que se personó,

Todos los traslados del detenido fueron realizados por la brigada de la Policía Judicial de Las Palmas, cuyo máximo responsable actual, Rafael Jara, fue herido en 1976 en una pierna de un disparo, realizado presuntamente por Angel Cabrera cuando Jara participaba en el cerco sin éxito que establecieron las fuerzas de seguridad tras el secuestro de Eufemiano Fuentes.

El Rubio, de 43 años, declarará el próximo miércoles ante la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Las Palmas, Margarita Varona, quien instruirá nuevas diligencias y remitirá el caso a la Audiencia Provincial, que lo juzgará por tres de las 12 causas que tenía pendientes y que, en su mayoría, han prescrito.

Se trata de las acusaciones de robo con homicidio en la persona de Eufemiano Fuentes, de homicidio en el caso del inspector Rey Mariño., perpretado en la localidad grancanaria de Olla de SanJuán, junto a la propia casa de El Rubio, y, en tercer lugar, del robo a una entidad de la Caja de Ca,nanas perpretado, en 1977, en la también localidad grancanaria de Tamaraccite.

Diversos medios judiciales han mostrado su sorpresa por la entregade- Cabrera Batista, habida cuenta. de que los dos primeros delitos de los que se le acusa están penados con reclusión mayor -20 años y un día-, "con lo que no cabe prescripción alguna, ya que sólo han pasado l3", según señaló ayer el presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas, Antonio Castro Feliciano.

Desconcierto de Olarte

Por su parte, el presidente del Gobierne, canario, Lorenzo Olarte, manifestó ayer a EL PAÍS que estaba "desconcertado" sobre la forma en que El Rubio ha decidido dar por finalizada su huida de la justicia. "Creo que ante un hecho como éste tenemos que ser muy cautos. No encuentro explicación razonable para entender su inesperada decisión. Aunque no es de nuestra directa incumbencia, estaremos al tanto de las repercusiones del hecho ya que lo que puede parecer a simple vista un suceso normal es posible que deríve en consecuencias políticas para esta comunidad imprevisibles".

El presidente, sin manifestarlo abiertamente, se refería a que la entrega voluntaria de El Rubio pudiera formar parte de una operación de relanzamiento organizada por el indepentismo canario. Según Olarte Cullen es muy "sospechoso" que Ángel Cabrera haya solicitado al juez en el momento de comparecer ante dicha autoridad que le trasladaran inmediatamente a la cárcel de Salto del Negro.

Actualmente, el nacionalismo canario está dividido y su desigual presencia en las instituciones públicas ha mermado el poder de influencia social y políticadel que disfrutaba en la década de los 70. El regreso a Canarias desde el exilio en Argel de su máximo exponente, Antonio Cubillo Ferreira, llevó al independentismo de una fase clandestina de petardos y bombas caseras a la legalidad.

El nacionalismo más duro, representado por el Congreso Nacional de Canarias (CNC), que lidera Cubillo Ferreira, sólo cuenta con una concejal en el Ayuntamiento de Arrecife (Lanzarote).

Aquel nacionalismo de los 70 ha derivado también en otras organizaciones con menor implantación que el CNC, como el Partido Nacionalista Canario (PNC) o la Unión de Nacionalistas de Izquierda (UNI). Ésta última formación colaboró en la reciente campaña electoral de Herri Batasuna en las islas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de agosto de 1989

Más información

  • Ángel Cabrera, acusado de la muerte de Eufemiano Fuentes, permanecía en paradero desconocido desde 1976