La inflación alcanza el 7,4% anual, tras subir un 1,6% en julio a causa de los alimentos y los carburantes

La tasa de inflación interanual es ya del 7,4%, tras una subida del 1,6%, durante el mes de julio. El fuerte tirón que experimentó la inflación el mes pasado es el más alto desde enero de 1986 y obedece, fundamentalmente, a la subida de precio de los alimentos y de los carburantes. El 3,3% de subida de precio en los productos alimenticios explica por sí solo las dos terceras partes del repunte inflacionistas y a esto hay que sumar el efecto de la elevación del precio de las gasolinas acordada el pasado 30 de junio.

Más información

Los alimentos sin elaborar son, junto con los combustibles y carburantes, los principales responsables del fuerte crecimiento del índice de precios al consumo durante el mes de julio, que coloca la tasa acumulada en los siete primeros meses del año en el 4,5%.Tras estos siete meses, el IPC se sitúa un 1,5% por encima de la primera previsión del Gobierno y a sólo un 1,3 o. untos del 5,8% de inflación registrado el año pasado. No superar el 5,8% se convirtió en el segundo objetivo del Gobierno en materia de inflación, para lo que se esperaba un. retroceso en las subidas de precios de la segunda parte del. año.

Ese retroceso no se ha producido debido, de forma especial, al repunte alcista de productos energéticos y alimentos sin elaborar. La subida de precios en los alimentos no elaborados ha sido del 6,5%, mientras que la subida en los alimentos elaborados ha quedado sólo en el 0,67%

Este dato, unido a que son los productos energéticos y, en concreto, los combustibles y carburantes los que siguen a los alimentos sin elaborar en su escalada inflacionista, ha servido para que el Ministerio de Economía reste importancia a la mayor tasa de inflación de los últimos cuatro años. La conclusión a la que: llega es que la tasa de inflación subyacente se ha mantenido constante y está tres décimas por debajo de la registrada, en el mes de abril, por lo que "aún cabe esperar una desaceleración de la tasa anual de inflación a lo largo de los meses que restan para terminar el año".

La inflación subyacente, la tasa de crecimiento de precios después de descontar el peso de los productos energéticos y los alimentos sin elaborar, se ha mantenido en el 7% interanual alcanzado en junio y en torno al cual se ha mantenido esta medida de la inflación en lo que va de año.

El crecimiento de precios en los alimentos no elaborados ha superado con creces las cotas de años anteriores, dando un mayor peso al reiterado factor de estacionalidad. En julio del año pasado -mes en el que la inflación comenzó un despegue que las autoridades económicas esperaban reconducir con menores tasa de inflación durante la segunda parte de este año- la subida de precio en los alimentos no elaborados fue del 6,4%, dos décimas por debajo del registrado en este grupo durante el último mes.

Dentro del capítulo de alimentos, la mayor alza se la apuntan. las frutas frescas, con un 25,35/ de subida de precios. Le siguen las hortalizas (un 7,2%) la carne de cerdo (6,8%). Los alimentos sin elaborar, sin embargo, sólo aumentaron sus precios en un 0,6%.

Impacto anunciado

El impacto alcista de los carburantes sobre el IPC había sido anunciado desde el mismo día en el que el Gobierno decidió subir sus precios. Entonces adelantó que su efecto sobre el IPC sería de un 0,2% o un 0,25% y, según estimaciones de Economía, el impacto final sobre la inflación de una subida de precio del 6,9% en combustibles y carburantes ha sido del 0,22%.

El efecto de la estacionalidad se ha notado durante el mes pasado, además de en la subida de precio de los alimentos no elaborados en que la inflación ha crecido más en las zonas rurales que en las urbanas.

Los transportes son el grupo, tras los alimentos, que acusan una mayor subida de precios, con un 1,8%, en parte debido al efecto que sobre ellos tiene el precio de los productos energéticos. La tasa de inflación en el resto de los grupos es inferior al 1%, con un crecimiento nulo en cultura. Por debajo del 1% se ha situado, por ejemplo, el crecimiento de precio de la vivienda, que en tasa interanual está ya por encima del 8%.

Por autonomías, La Rioja es la región con una tasa de inflación más acusada, tanto durante el mes de julio -con un alza de precios del 3%-, como en tasa acumulada e interanual -el 6,1% en los siete primeros meses y el 9,6% de tasa interanual- En el lado opuesto se coloca Cantabria, con una inflación del 0,7% en julio.

En conjunto, nueve comunidades autónomas registraron en julio una tasa de inflación superior al 1,6% de media. Tras La Rioja, las mayores tasas de inflación se registraron en Navarra (un 2,2%), Valencia y Murcia (un 2,2%. cada una), Castilla-La Mancha y Baleares (1,9%), Cataluña y Canarias (1,8%.), Andalucía y Castilla y León (1,7%). En los puestos intermedios se situaron Aragón y País Vasco (1,4%), y Asturias, Extremadura, Galicia y Madrid (con un 1,3%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de agosto de 1989.

Lo más visto en...

Top 50