La juez ordena el ingreso en la Modelo del inspector Serantes

La juez de Instrucción número 4 de Barcelona, Dolors Portella Lluch, ordenó ayer el ingreso en la prisión Modelo, de Barcelona, del inspector Juan José Serantes, al considerarle presuntamente irnplicado en un delito de tenencía llícita de armas y tráfico de drogas. El inspector fue detenido el pasado día 1 por funcionarios de la brigada anticorrupción y su traslado a la Modelo estaba previsto para última hora de ayer desde la comisaría de La Verneda, donde ha estado recluido. El inspector Serantes declaró ante la juez Dolors Portella que un funcionario adscrito al Ministerio del Interior y "muy directamente vinculado al gabinete ministerial" le entregó un supuesto informe sobre el asesinato del dirigente de HB Santiago Brotiard "para que viera cuál era la actuación de la policía". En este documento, aparentemente falso y sobre el que Interior ha abierto una investigación interna, se asegura que en dicho asesinato intervinieron miembros de los Cuerpos de Seguridad del Estado y que las armas utilizadas estuvieron en poder de agentes de la Jefatura de Policía de Barcelona.

La juez encargada del caso llamará a declarar para los primeros días de septiembre a los cinco inspectores de la brigada anticorrupción que desde marzo investigaron a Serantes. La Dirección de Policía ordenó su seguimiento al sospechar que podría "estar en connivencia" con traficantes de cocaína.

Juan José Serantes Guirao estuvo destinado en el grupo antiatracos de la Brigada Judicial de Barcelona desde julio de 1979 hasta el 20 de mayo de 1985, fecha en la que fue "expulsado de la brigadajunto con 17 compañeros más", siendo destinado a la comisaría del distrito de Gracia, según ha declarado en el juzgado. Ha sido expedientado por Interior en cinco ocasiones, una de ellas a raíz de que la juez de Instrucción número 13 de Barcelona ordenase su ingreso en prisión el 17 de febrero de 1987 por presunta falsedad.

El inspector Serantes declaró a la juez, a preguntas de su letrado, José Emilio Rodríguez Menéndez, que se consideraba víctima de una "persecución", ordenada por el subdirector de la Policía, Agustín Linares. Según ha manifestado ante la juez, tal "persecución" está relacionada con problemas profesionales y "con el rumor difundido entre sus compañeros y superiores de que tiene información de los casos llamados Nani y Brouard".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de agosto de 1989.

Lo más visto en...

Top 50