Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición guineana pide a España un bloqueo contra Obiang

El secretario general del Partido del Progreso de Guinea Ecuatorial, José Luis Jones, pidió ayer al Gobierno español que inicie "un bloqueo total de la ayuda de cooperación, porque en estos 10 años del imperio Obiang el dinero no ha llegado a los hogares del pueblo guineano". Jones criticó la presencia oficial española en la toma de posesión de Teodoro Obiang, celebrada ayer en Malabo, porque "independientemente de la graduación que se le haya dado, lo grave es que España da un espaldarazo a un régimen que no es democrático", afirmó el dirigente guincano."España tiene que hacer un gesto público de desmarque con el régimen de Oblang o estará demostrando ante el mundo, con su presencia en esta mascarada, la connivencia con un sistema donde la democracia no existe y donde las elecciones han sido un fraude", añadió Jones.

José Luis Jones añadió que Teodoro Oblang "está fuera de la ley, desde que ha incumplido lo pactado en 1982, cuando, mediante un referéndum, se hizo cargo del poder por un período de siete años, al término del cual se comprometió a convocar elecciones libres". Sin embargo, añadió Jones, la oposición no pudo presentarse a estas elecciones y el pasado mes de mayo sólo hubo un candidato, que fue Teodoro Obiang, y unas elecciones de voto obligatorio para la población.

En representación de España en la toma de posesión del presidente Teodoro Obiang asistieron el jefe del Estado Mayor de Defensa (JEMAD), teniente general Gonzalo Puigcerver, y el director general para África, Jorge Dezcallar.

Durante la ceremonia, que tuvo lugar en la plaza de la Independencia de Malabo, Obiang pronunció un discurso en el que prometió "una apertura y un diálogo demeocrático" con participación de todas las capas sociales de la nación y "sin discriminación de etnias, tribus o credos religiosos".

El jefe del Estado guineano prometió también un refuerzo de la política de respeto a los derechos humanos y un mayor control de la justicia "que garantice la igualdad de derechos y oportunidades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de agosto de 1989