_
_
_
_
CAMBIO Y AGITACIÓN EN EL MUNDO COMUNISTA

Los mandos del PCUS ventilan en público sus diferencias

Pilar Bonet

Los miembros del Politburó del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), la máxima entidad dirigente del partido), han comenzado a ventilar en público sus diferencias y conflictos internos, reflejando una creciente exasperación y la falta de una línea clara para superar el estado de crisis. La huelga de mineros, que se había extendido anteayer a varias regiones, remitía ayer en unas zonas y se mantenía e incrementaba en otras.

Más información
Yakovlev: "Adiós al paraíso"

El jefe del Gobierno, Nikolai Rishkov, acusó a sus colegas del Politburó de estar en una especie de "síndrome de pasmo" durante las sesiones del Parlamento soviético, en tanto Nlijail Gorbachov expresaba su deseo de nuevos cambios personales en el partido a diferentes niveles, incluido el Comité Central y el Politburó, al término de la reunión celebrada el 18 de julio con dirigentes comunistas.El diario Pravda insertaba ayer la alocución de clausura de Gorbachov, así como resúmenes de las intervenciones de los participantes. A juzgar por ellos, los funcionarios locales habían vuelto a dar señales de alarma, como ya hicieron en el pleno del Comité Central de abril, por el rumbo de los acontecimientos y exigían que el partido imponga de nuevo un férreo control sobre la sociedad.

El jefe del Gobierno, Nikolai Rishkov, perdió la paciencia y reprochó a sus colegas del Politburó el haber permanecido callados en las sesiones del Parlamento mientras se les criticaba. Rishkov, que ha tenido que responder a interpelaciones y defender a sus ministros ante las cámaras, acusó al Politburó de "haberse mantenido al margen, aislado y como si tuviera un síndrome de pasmo".

Rishkov, que parece muy cansado últimamente, recalcó que sólo Gorbachov y él habían intervenido desde la tribuna y pidió que se deslindaran las funciones del Politburó y de los plenos del Comité Central ante la transferencia de competencias al Soviet Supremo. Calificó la actual situación de "indefinida" y dijo que ello era un fenómeno muy peligroso. Con una clara alusión a Ligachov, Rishkov consideró que era intolerable que dos miembros del Politburó se ocupen de agricultura.

En la actualidad, Egor Ligachov y Victor Nikonov tienen responsabilidades en este sector. El jefe del Gobierno pidió también que se libere a Gorbachov de los asuntos de menor envergadura para que pueda concentrarse en los problemas globales y en la reforma.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Egor Ligachov criticó la política de reformas de Gorbachov, recordando las promesas de abastecer a la población en el curso de dos años y de producir maquinarias a nivel internacional a finales del actual quinquenio. Ligachov, considerado como el representante por excelencia del sector conservador, arremetió contra la formación de "organizaciones de oposición política contra la reforma y dotadas de sus publicaciones".

Reincorporación

Boris Eltsin, el político símbolo de la oposición en la URSS, apareció anoche en el telediario para pedir a los mineros que mostraran un especial "sentido de la responsabilidad" y se reincorporaran al trabajo. En Kuzbas, en Siberia, la situación se normalizaba ayer con la reincorporación al trabajo de los mineros. En Vorkuta, en la república autónoma de Komi, un total de 35.000 personas pertenecientes a once minas estaban ayer en huelga.En Karagandá, la región minera de Kazajstán, la huelga se extendió a las 26 minas de la cuenca y los mineros pasaron la noche en la plaza central de la ciudades de Saran, Abai, Shajtinsk. Las demandas incluyen el cese de las pruebas nucleares en el polígono de Semipalatinsk y las explosiones en Sary Ozeke, donde se destruyen los cohetes SS-20.

Hacia Donezk, en Ucrania, salió el día 20 por la noche una comisión gubernamental dirigida por el vicepresidente del consejo de ministros Lev Riabev. La huelga afectaba a más de 300.000 mineros de la cuenca de Donbas. En el momento de la llegada de la comisión gubernamental, estaban paradas 94 minas de un total de 121.

[El mariscal Serguei Ajromev, consejero militar de Mijail Gorbachov, reconoció ayer en una disposición ante la Comisión de las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes que las cifras del presupuesto militar soviético pueden ser sometidas a revisión, informa France Press. El mariscal hizo una exposición sobre la composición del E ército de la URSS.]

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Pilar Bonet
Es periodista y analista. Durante 34 años fue corresponsal de EL PAÍS en la URSS, Rusia y espacio postsoviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_