Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El múltiple homicida de Francia disparó hace un mes contra un vecino

J. A. S., Christian Dornier, el múltiple homicida de Luxiol, localidad del departamento de Doubs, en el este de Francia, había disparado ya hace un mes contra un vecino, sin que la Gendarmería fuera advertida. Dornier, que el miércoles asesinó a 14 personas -entre ellas, su madre y su hermana- e hirió a otras ocho, tenía aún decenas de cartuchos para la escopeta de caza con la que perpetró la matanza cuando fue reducido por los gendarmes, según fuentes de este cuerpo.

El homicida, un agricultor de 31 años, "violento, solitario y orgulloso", según los testimonios de los vecinos, seguía tratamiento médico contra las depresiones que padecía. La pequeña localidad de Luxiol, de 130 habitantes, parecía ayer por la mañana un pueblo fantasma.

La mayoría de los vecinos, afectada por el drama al contar entre las víctimas a familiares o amigos, soportaba el dolor encerrada en su casa, mientras que algunos grupos concentrados en la calle principal del pueblo buscaban una explicación a la matanza, sin precedentes en Francia. Dornier temía, según diversos testimonios, ponerse al frente de la explotación agrícola familiar que iba a heredar de su padre, Georges, de 63 años, próximo a la jubilación.

Georges Dornier, el padre del asesino, es uno de los ocho heridos, así como el capitán de la Gendarmería, René Sarrazin, que recibió un disparo cuando la patrulla de gendarmes acabó con la matanza al herir al homicida y detener su vehículo a unos 10 kilómetros de Luxiol. Después de matar en la granja familiar a su madre, su hermana y un empleado, Dornier asesinó a otras siete personas, entre ellas tres niños, y continuó su carnicería, con otras tres víctimas, en los pueblos próximos de Hutechaux y Verne. Los heridos, incluido Christian Dornier, están fuera de peligro.

Fiesta suspendida

Seis de los cadáveres estaban aún ayer por la mañana en la capilla ardiente instalada en la alcaldía de Luxiol. El alcalde, Roger Clausse, que ha perdido a su sobrina Pauline, de cinco años, en la matanza, anunció la celebración de los funerales para hoy y la suspensión de todos los actos oficiales previstos con motivo del 14 de julio, fiesta nacional francesa. Los entierros se celebrarán en Luxiol y en las localidades cercanas de Baumes-les-Dames, Verne y Voillans.

El alcalde agradeció el telegrama de pésame enviado por el primer ministro, en el que Michel Rocard le expresa sus condolencias y le ofrece "la solidaridad de la nación". En medio de la incomprensión ante las causas de la tragedia, algunas voces clamaban venganza, al afirmar que "Christian Dornier merece morir". La primera autoridad municipal, Roger Clausse, señaló que si el homicida volvía a Luxiol "sería linchado".

La propia madre de Dornier, antes de recibir los disparos que le causarían la muerte, fue quien avisó a la Gendarmería de la "locura asesina" que se había apoderado de su hijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 1989