Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los propietarios alegan que la falta de reparaciones está arruinando el centro

"Ningún Gobierno ha tenido agallas para aplicar el artículo 100 de la ley de arrendamientos urbanos, que permite revalorizar por decreto el precio de los alquileres cada dos años", afirma un portavoz de la Comisión de Propietarios de Renta Antigua. "Lo más que nos han permitido es repercutir la subida de la contribución".Los propietarios culpan a la Administración: "Con esta política se está permitiendo que el centro urbano sea una ruina, ya que no se puede pasar factura por las obras a los inquilinos. Esta situación está fomentando un chabolismo vertical que afecta a más de 10.000 casas en el centro de Madrid, tal y como reconoce el propio Ayuntamiento".

La comisión de propietarios colecciona casos a cuál más sorprendente: piso en la calle de Noviciado a 10 pesetas de alquiler; vivienda en Bravo Murillo a 50 pesetas; local comercial en la Gran vía a 2.000 pesetas...

Pero la moneda vuelve a tener dos caras. Gran parte de los inquilinos de rentas antiguas son pensionistas con escasos recursos que se verían en la calle si subieran los alquileres. Según la Cámara de Inquilinos, el decreto Boyer ha puesto desde 1985 una armas en poder de los propietarios que compensan con creces la supuesta injusticia social de las rentas antiguas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de julio de 1989